Menú Buscar

Los vigilantes de seguridad, a la calle contra las agresiones

El colectivo se movilizará tras el ataque salvaje contra tres profesionales que trataron de dispersar una pelea en la estación de Pineda de Mar de Cercanías

3 min

Los vigilantes de seguridad saldrán a la calle contra las últimas agresiones. El colectivo se movilizará tras el ataque en manada contra tres profesionales que custodiaban vagones de Cercanías de Renfe en Pineda de Mar (Barcelona), y que se saldó con los trabajadores heridos el fin de semana.

En un comunicado público, CCOO, Usoc, Sps y ADN Sindical han informado de que se concentrarán el próximo 12 de diciembre ante la Delegación del Gobierno en Barcelona. ¿Con qué objetivo? "Denunciar las agresiones que hace tiempo que estamos sufriendo y que se podrían haber evitado con una protección jurídica por ley en el puesto de trabajo", han indicado. Los convocantes recalcan que "reivindican que los agentes de seguridad privada tengan el carácter de agentes de la autoridad para endurecer las consecuencias legales de este tipo de agresiones". Piden asimismo que los "medios de protección adecuados para desempeñar cada servicio sean obligatorios por ley".

Agresión en Pineda

La protesta de los vigilantes llegará pocos días después de que tres vigilantes sufrieran lesiones leves y graves al tratar de frenar una pelea en un convoy de la R-1 de Cercanías de Barcelona en la estación de Pineda de Mar. Uno de los trabajadores encajó una pedrada en el ojo, lo que le provocó daños que ponen en riesgo su visión. Otro requirió puntos de sutura y el tercero presenta heridas en el brazo.

El encontronazo tuvo lugar en el apeadero del municipio costero sobre las 6:30 horas. El trío de vigilantes se interpuso en una pelea entre chicas en uno de los vagones, a lo que los compañeros de éstas respondieron agrediéndoles. Llegaron a patearles y a lanzarles piedras. Además, apedrearon también los vagones del tren.

Inseguridad en el Metro

Renfe ya ha anunciado que se reunirá con los Mossos d'Esquadra para lidiar con la oleada de agresiones a vigilantes en la red de ferrocarril. La inseguridad a la que se exponen los profesionales de la seguridad no es nueva, ya que en el pasado se han registrado incidentes graves también en la zona de Tarragona, en este caso con grafiteros.

En el Metro de Barcelona, el último episodio de estas características se vivió a finales de octubre, cuando murió un joven pakistaní en el andén tras una pelea en la que se utilizaron cuchillos y bates de críquet en la Rambla de Gorg de Badalona. Un vigilante había alertado de que los agresores se desplazaron en Metro, pero el Centro de Control de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) no dio importancia al aviso.

Destacadas en Vida