Menú Buscar

Núria Parlon, "fashion victim" y vegetariana estricta, con tacones pero informal

Reportaje de la alcaldesa de Santa Coloma en el 'Quién' de 'La Vanguardia'. Bertín Osborne, agobiado por las deudas en la prensa rosa, ya ha pagado al fiscal y se llevará 30.000 euros por entrevista

Pablo Planas
6 min

Menudo sofoco. "En su vida diaria, la alcaldesa combina habitualmente los tacones con las zapatillas para hacer deporte". Así reza el pie de la fotografía de Núria Parlon, retrato de Pedro Madueño para La Vanguardia. Se trata de la portada del suplemento Quién del diario. La alcaldesa posa en tacones y leggins. El pelo, como si una ligera brisa le rodeara el cuello. En la mano derecha sujeta las zapatillas con las que hace running, antes footing. La primera edil de Santa Coloma de Gramanet está apoteósica, esplendorosa, vestida con la ropa con la que sale a correr, una camiseta como para informal, juvenil pero estilosa que se la pone en un cóctel y da el pego. Los citados culotes de pierna larga y esos taconarros, pedazo de zapatos entre manolos y malolos.

Rollo Armas de mujer, la de Melanie Griffith. De 1988, que se dice pronto. El woorking girl style creó tendencia y durante una temporada la gente iba con zapatillas por la calle y se calzaba el zapato sobre moqueta. Ahora todo el mundo va como quiere y vale el esmoquin con alpargatas de estar por casa.

La periodista Silvia Hinojosa firma la entrevista indirecta con la alcaldesa y escribe: "Mujer de convicciones profundas, como lo demuestra que es vegetariana “de hace muchos años y bastante estricta”, admite. “Empecé con 14 años, con todo el movimiento de defensa de los derechos de los animales y ya me he quedado por salud”, señala". 

Portada de la revista 'Pronto'No es un dato baladí. Parlon o Parlón empezó a militar en el PSC en 1998, que eran los años en los que se ataban los perros con longanizas. Sobraba el foie y faltaban ocas cirróticas, de los toros sólo se aprovechaba el rabo en estofado y millones de patos, cerdos, gallinas y vacas eran sacrificados cada día. Por no hablar de los atunes. Ha pasado tiempo y no se ha avanzado gran cosa, salvo en el apartado de los sacrificios rituales a las cinco de la tarde.

Algo tiene Santa Coloma, Santako para los chavales, que de ahí viene Gabriel Rufián, la última perla de la prolífica cantera de la nueva política. La alcaldesa está de gira mediática desde que insistió en que es partidaria derecho a decidir. Fenómeno. Nueva incorporación a las políticas de Vogue, género al que no ha fallado ni Colau.

¿Qué tendrá el periodismo de variedades? Todas caen rendidas. Recuerden a Soraya desmayada en una habitación de hotel, a Maria Teresa de la Vogue, a Tania Sánchez en Vogue, a Levy, Arrimadas, Bescansa y otra vez Tania en el Yo Dona. Divinísimas, como Varoufakis enseñando tableta en Men's Health. Y ahí está Parlon, como se apellida ahora, a la que le salió la conciencia por el lado del maltrato animal enseñando su perfil de luchadora.

Lo más de lo más en televisión es En tu casa o en la mía. Bertín Osborne se ha merendado a Evaristo Mejide y a Jordi Évole. Al pueblo catódico le gusta más el gracejo que dicen que tiene el aristócrata, empresario, cantante, actor, humorista y showman de nombre real Norberto Juan Ortiz Osborne, heredero cuando fallezca su padre, del condado de Donadío de Casasola.

Sale Osborne con cara de rebote en las revistas del corazón porque son previas al contrato que acaba de firmar con Mediaset, que es lo de Telecinco. Bertín, que empezó allí con el célebre programa Contacto con tacto, tenía graves problemas económicos. Hacienda estaba tras sus pasos y seguirá tras sus pasos, pero al menos ha trincado un buen contrato y ha saldado la deuda con fisco, entre pitos y multas unos cinco kilos de euros. La tarifa por entrevista es de 30.000 euros mientras que en TVE de poco pasaba de los diez mil euros. Verde y con asas, portada del Pronto con cara de haber pasado toda la tarde con el asesor fiscal.

El Hola, por su parte, presta su ilustre tapa a Kiko Rivera, que le ha pedido matrimonio a Irene, la madre de su hija, en el transcurso de la ceremonia bautismal. Y cuenta que Fernando Alonso y Lara Álvarez lo han dejado, que no es precisamente una novedad.. En exclusiva relatan que los Reyes salieron de cena íntima tras su "involuntario protagonismo de estos días". Lo del compiyogui por sms y la merde" real. El restaurante favorito de la pareja, por cierto, es un asiático de Pozuelo con un menú de veinte euros. Superzen. En el Diez Minutos declaraciones de Ramoncín: "Mis hijos me dan equilibrio". ¿Qué más se puede pedir?