Menú Buscar
Vecinos concentrados en el carrer d'En Roig en el Raval, para impedir una nueva okupación / CG

Sin paz en el Raval: los vecinos evitan una nueva ‘narcokupación’

La exitosa operación del viernes se vio frustrada cuando los traficantes volvieron a ingresar en el piso de la calle d'En Roig, 22

3 min

Los vecinos del Raval no descansan tranquilos. Tras los festejos organizados el fin de semana por la desokupación y posterior detención de los traficantes que vivían en el narcopiso de la calle d'En Roig, 22, un nuevo episodio ocurrió en la tarde del domingo.

Todo comenzó cuando una vecina vio a algunos personajes poco decorosos entrar en el inmueble por el terrado de un edificio colindante. Esta mujer dio aviso al resto; acudieron de inmediato 25 vecinos, un equipo de la Guardia Urbana de paisano y, más tarde, dos patrullas de Mossos d’Esquadra. Quienes habían sido detenidos el viernes por okupación y tráfico de estupefacientes, fueron liberados y regresaron al narcopiso, al menos uno de ellos.

Las fuentes que presenciaron los hechos revelan que los nuevos okupantes ingresaron en el 3º 2ª de la calle d'En Roig, 22 —donde desde hace varios meses funciona un narcopiso denunciado en reiteradas ocasiones por los vecinos— por una de las ventanas que no quedó tapiada en la operación del viernes.

Indignación vecinal

Al llegar los agentes policiales, no encontraron alteraciones en la puerta de entrada, por lo que les dijeron que si les “constaba que había gente dentro”, tenían “que solicitar el procedimiento judicial correspondiente”, relata Carlos.

Ante esa situación, los vecinos decidieron hacerse cargo del asunto: “Decidimos que no permitiríamos otra okupación, y les dijimos a los traficantes que tenían cinco minutos para salir, o procederíamos a evacuarlos de la peor o mejor manera conveniente”.

Por su propia cuenta

Relatan los vecinos que ya en la madrugada del lunes, tras un par de horas, uno de los okupas se asomó al balcón del 3º 2ª avisando de que tenía en su poder documentación personal. Pero los 40 vecinos que ya se reunían en la calle le insistieron en que abandonase el edificio. Finalmente, consiguieron que salieran con la colaboración de Mossos d’Esquadra, y allí se percataron de que uno de ellos era parte de la banda detenida el pasado viernes.

Una vez desokupado el piso, los vecinos ingresaron para evitar por su cuenta otra okupación con fines ilícitos: “Fuimos a comprar materiales de construcción, compramos ladrillos y cemento” para tapiar la ventana por la que se colaban los traficantes.