Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
 La primera traducción directa al castellano de un texto de Charles Dickens / EP

La UB halla la primera traducción directa al castellano de un texto de Charles Dickens

La narración se encuentra en un volumen publicado en Cádiz en 1844

3 min

Un investigador de la Universitat de Barcelona (UB) ha hallado en la Biblioteca de Catalunya la que puede ser considerada la primera traducción directa del inglés al castellano de un texto de Charles Dickens. En un artículo, publicado en la revista Dickens Quarterly, se explica que la traducción más antigua documentada hasta la fecha era de 1847, pero era hecha a partir de una traducción francesa y no directa, ha informado la UB este miércoles en un comunicado.

El texto hallado por el profesor de la UB, John Stone, de la Facultad de Filología y Comunicación, se encontró dentro de un ejemplar de El pasatiempo: colección de novelas originales y traducidas del alemán, inglés, italiano y francés, publicada en Cádiz en 1844 por un grupo de jóvenes.

Más autores en castellano

El volumen incluye traducciones sin firmar de narraciones breves de Agnes Strickland, Friedrich von Schiller, John Galt, Alfred de Vigny, Abraham Elder y Charles Dickens. Se trata de una selección no unificada por género o tema que comprende ficción histórica, ficción policíaca o un cuento filosófico y gótico, y en el que predominan los textos de origen inglés.

Las novedades que presenta este volumen de El Pasatiempo es que reúne las únicas traducciones conocidas al castellano de Strickland y Elder, la primera traducción al castellano de un cuento de Galt y la primera traducción de la obra de ficción de Dickens A madman's manuscript. Se trata de una narración en primera persona, leída por el señor Pickwick en su habitación de Leather Bottle Inn, en Cobham, para combatir el insomnio, en el capítulo 11 de la novela Los papeles del Club Pickwick.

Llegadas a Cádiz

Stone defiende que se trata de una traducción directa y por tanto la primera conocida del inglés al castellano de cualquier escrito de Dickens. El traductor fue probablemente William Macpherson, conocido diplomático y el traductor de Shakespeare más destacado del siglo XIX en España.

El investigador cree que la llegada por mar de libros procedentes de editoriales británicas a ciudades de la costa como Cádizes una de las razones para esta primeriza traducción directa del inglés.