Menú Buscar
El testamento vital informa a los médicos sobre cómo quiere acabar su vida una persona / PIXABAY

Solo un 0,6% de los españoles hacen el testamento vital

El 50% de los mayores de edad que han registrado sus últimas voluntades supera los 65 años, por solo un 16% de las personas de entre 31 y 50

31.10.2018 16:40 h.
5 min

El llamado testamento vital cuenta con poco predicamento hasta la fecha en nuestro país. Apenas un 0,6% de los españoles han rubricado el documento de voluntades anticipadas, a través del cual se detalla cómo una persona desea ser tratada al final de sus días, en caso de no poder expresar su voluntad a causa de su mal estado de salud.

El documento de voluntades anticipadas da instrucciones precisas que informan a los equipos sanitarios sobre el tratamiento que la persona que lo firma desea recibir al final de su vida. Y recoge cuestiones como, por ejemplo, cuáles son los cuidados que quiere tener en una situación de gravedad, dónde prefiere terminar sus días --en un hospital o en su casa--, o qué hacer con sus restos en el momento del fallecimiento.

Mayores de 65

El texto prevé la designación de un representante que actúe como interlocutor ante los médicos, o incluso de un sustituto de éste. Su misión es la de velar por que se cumplan los deseos del paciente. E intervenir cuando exista desacuerdo entre sus allegados acerca del tratamiento a seguir. Ante esta situación, el representante se encargará de que se respete la voluntad expresada por la persona en su documento.

Las estadísticas revelan que quienes más se interesan sobre este asunto son las personas de edad más avanzada. Así, un 50% de los adultos que han registrado sus últimas voluntades es mayor de 65 años. Mientras que solo un 16% de los españoles de entre 31 y 50 años las han declarado.

Campaña

Así lo asegura la Fundación Edad&Vida, en colaboración con la Fundación Mémora, autoras de la campaña Tu decisión hasta el final, que ofrece una guía online para promover el conocimiento y el uso de la declaración de voluntades anticipadas. Un documento jurídico también conocido como testamento vital o de instrucciones previas.

De cara al momento del fallecimiento, las personas, y sobre todo los mayores de 65 años, se preocupan mucho más por dejar testamento de sus bienes. Pero esto no ocurre a la hora de dejar por escrito las instrucciones sobre cómo quieren ser tratadas al final de sus vidas. 

Un cuarto de millón de inscritos

Así, el número de españoles que tienen sus voluntades anticipadas inscritas en el Registro Nacional de Instrucciones Previas, del ministerio de Sanidad Consumo y Bienestar Social, ascendía a apenas 247.776 en enero de 2018. Esto significa que solo un 0,6% de la población mayor de edad ha cumplimentado el documento jurídico.

El 59% de ellos, son mujeres. Y los más previsores, el 29%, residen en Cataluña, con un total de 72.515 documentos de voluntades anticipadas inscritos en su registro autonómico. Le siguen Andalucía (35.686 registros), Comunidad Valenciana (23.554) y Madrid (23.445).

Fin de vida digno

Según ambas fundaciones, el principal motivo por el que los ciudadanos no redactan documentos de voluntades anticipadas es el desconocimiento. Desde 2013, fecha desde la que hay compilación de datos por Comunidades Autónomas, apenas ha habido un incremento anual del 10%. A lo que hay que añadir el hecho de que procedimiento de registro varía en función de donde se resida.

Por todo ello, Fundación Edad&Vida y la Fundación Mémora han desarrollado una herramienta que permite conocer y elaborar un testamento vital. “Se trata de una guía online en la que se explica qué es, su contenido, los derechos que nos asisten y se indica cómo se elabora y se registra" en cada zona de España, según explican desde las entidades. "Es un procedimiento que sirve para reafirmar el derecho de autonomía personal y propiciar un final de vida digno", subrayan.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información