Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un hombre sufre dolor de cabeza / EP

Tener dolor de cabeza mejora el pronóstico de los pacientes con Covid-19

El tiempo de recuperación es hasta siete días inferior al de aquellos sin síntomas de cefalea

Jaume Cladera
4 min

Tener dolor de cabeza actúa como escudo frente al coronavirus. Así lo constata un estudio del Servicio de Neurología e Inmunología del Hospital Vall d’Hebron, publicado en la revista Cephalalgia. Los resultados apuntan que las cefaleas fuertes debilitan el virus y contribuyen a una recuperación más rápida de los enfermos.

Además, los casos de Covid-19 con pronóstico moderado/grave requieren siete días menos de hospitalización si existe dolor de cabeza: 24 jornadas frente a las 31 que necesitan los demás. Esta evaluación se realizó durante tres semanas, entre el mes de marzo y el mes de abril, a partir de 130 pacientes que ingresaron con coronavirus.

Gestado durante la primera ola

Durante la fase más dura de la primera ola del coronavirus, el desbordamiento de los hospitales obligó a poner a los médicos de todas las especialidades a atender a los enfermos que llegaban. En este contexto, los neurólogos detectaron que el dolor de cabeza era un síntoma habitual en los pacientes que ingresaban en el hospital.

La eventualidad de que los enfermos fueran visitados por especialistas de diferentes ramas “permitió llevar a cabo estudios desde diferentes puntos de vista, que aportan información relacionada con síntomas que no solo son respiratorios”, explica Patricia Pozo, jefa del grupo de Cefalea y Dolor Neurológico del Vall d’Hebron Research Institute (VHIR).

Uno de los síntomas mayoritarios

Estos estudios posibilitaron determinar que un 75% de los pacientes afectados por el Covid-19 tenían algún tipo de cefalea. Por otra parte, los pacientes aseguraban que era uno de los síntomas que más les molestaba.

Un 25% de los casos, especialmente entre mujeres y personas jóvenes, informaron de dolores de cabeza intensos que tardaron semanas en desaparecer. Las conclusiones extraídas por los investigadores apuntan que el dolor de cabeza podría ser originado por la infección de coronavirus, que imita la aparición de la migraña.

Una respuesta similar a la migraña

Desde el equipo del Vall d’Hebron se trabaja con la hipótesis de que la clave del comportamiento escudo de la cefalea reside en la inflamación que se produce en las fosas nasales, que son la puerta de acceso al cuerpo que tiene el Covid-19.

“Cuando nos duele la cabeza es porque las terminaciones nerviosas de las cavidades nasales se inflaman” apunta Pozo. Y esta inflamación inicial serviría como sistema de defensa contra el virus de cara al empeoramiento esperado a partir del octavo día de infección.

El dolor de cabeza perdura

Los investigadores han podido determinar que un 38% de los afectados continuaban padeciendo cefaleas tras haber pasado seis semanas. Este dato es destacable teniendo en cuenta que tan solo la mitad de los participantes en el estudio habían declarado tener migraña con anterioridad a padecer el virus.

A pesar de esta situación, este nuevo descubrimiento permite ampliar los horizontes para entender cómo se comporta nuestro cuerpo ante una infección por Covid-19 y, por tanto, saber mejor de qué forma guiar el tratamiento. Según Pozo, las personas que no tienen dolor de cabeza no tienen por qué desarrollar necesariamente un pronóstico más grave, pero “los que tengan cefalea, seguramente se recuperarán antes”.

Destacadas en Crónica Vida