Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Qué es la talasofobia

Talasofobia: qué es y cómo curar la fobia al mar o el océano

Explicamos en qué consiste este miedo provocado por grandes espacios acuáticos, sus causas, síntomas y consejos para curarlo

8 min

No hay mayor placer que un buen baño en el océano. Sobre todo si el viento no corre, no hay nadie en la playa y cae el sol en el horizonte, cuando el agua está plana como un plato y se pone de color plateado. ¿Suena a paraíso? Si este plan te resulta atractivo es porque no sufres de talasofobia. Sin embargo, hay personas a las que la mera idea de meter un pie en el océano les produce pánico. ¿A qué se debe esta fobia al mar? Te contamos los síntomas, las razones y cómo detectar si sufres de esta patología psicológica tan difícil de controlar.

En la psicología ya se han diagnosticado fobias a muchísimas cosas, algunas de ellas de renombre. El vértigo, la claustrofobia o la aracnofobia son algunas de las más conocidas. En ellas, el individuo que lo sufre tiene ataques de pánico, ansiedad e incluso problemas para respirar si se encuentra en una situación que le dispare dicho estado mental. Lo mismo ocurre con la talasofobia. Pero en vez de despertarse por estar encerrado, cerca de arañas o en lo alto de un precipicio, se dispara con la mera idea de adentrarse en el mar.

¿Qué es la talasofobia?

La talasofobia es el terror incontrolable al océano, que nace de forma irracional y provoca ataques de pánico al acercarse al mar. No importa lo seguro que sea el entorno marítimo al que se aproxima, ya que una persona con talasofobia lo teme incluso en su imaginación. Es un miedo intenso y exagerado, que se puede disparar por muchísimas causas asociadas a las masas de agua grandes.

Etimológicamente hablando, el término procede del griego, como el nombre de muchas otras enfermedades. En este caso, de la fusión de la palabra “Thalassa”, que significa océano; y de la palabra “Phobos”, que hace referencia al miedo. En conjunto, habla de una fobia al mar diagnosticada y reconocible. Está médicamente reconocida y sus pacientes tienen terapias específicas para superarlo.

Causas de la fobia a océanos

Existen muchas razones para temer acercarse al océano, incluso en nuestra imaginación. Sin embargo, los expertos en psicología afirman que las principales razones para tener fobia al mar es haber vivido alguna experiencia negativa en el pasado relacionada con el entorno marítimo. Intentos de ahogamiento, naufragios, accidentes acuáticos o alguna pérdida relacionada con el mar son las causas más genéricas para sufrir talasofobia.

Causas de la talasofobia

Causas de la talasofobia

Estos eventos traumáticos pueden haber ocurrido en la infancia o más adelante en la vida, aunque en general se desarrollan de niños. Otra razón menos común por la que las víctimas de talasofobia temen al océano es por la falta de conocimientos con respecto al mar, lo que se esconde en las profundidades o lo que podría existir por debajo de sus pies. No es una patología con la que nazcas, la talasofobia tiene causas que la propician.

Síntomas de la talasofobia

Según los psicólogos, esta fobia al mar puede traducirse en síntomas físicos perfectamente notables, que van desde leves mareos hasta taquicardias y problemas respiratorios. Ellos son plenamente conscientes de que su temor al océano es irracional, pero se sienten incapaces de controlarse. Por ello, la talasofobia comienza como cualquier fobia, con palpitaciones, mareos, náuseas y sequedad en la boca. Todos ellos marcadores de un ataque de ansiedad ante el imponente y temido mar.

Además, los talasofóbicos pueden tener dificultades para hablar y pensar con claridad si se encuentran cerca del mar e incluso ataques de pánico con problemas cardiorrespiratorios si no consiguen salir de ese entorno que consideran amenazante rápidamente. Por supuesto, su mente les prohíbe terminantemente subirse en un barco, darse un baño en el mar en el mes de agosto e incluso meter el pie en la orilla, en la zona que no cubre. Porque no es un trastorno racional, sino que el pánico va por encima de lo que dicta la razón.

¿Cómo curar el miedo al mar?

Por suerte, esta enfermedad psicológica tiene cura y la víctima de la talasofobia puede conseguir disminuir su miedo e incluso eliminarlo por completo y disfrutar de verdad de unas buenas vacaciones en la playa. No solo eso, el mero hecho de combatirla y tratar de superarla ya da al individuo más confianza en sí mismo. ¿Cómo curarla? Para eliminar la fobia se utilizan múltiples psicoterapias, en función de las necesidades de cada paciente.

Remedios para curar la talasofobia

Remedios para curar la talasofobia

Las más populares son técnicas de relajación y respiración que pongan a la persona en un estado de tranquilidad y seguridad máxima. Pero también se puede recurrir a terapias de sueño, con exposiciones primarias al océano en la imaginación antes que en la realidad. Una vez haya un avance en los temores y la ansiedad, se procede al acercamiento progresivo al mar y tratamiento con medicamentos que contrarresten los síntomas físicos de la talasofobia.

Test de talasofobia: ¿te dan miedo estas imágenes?

La talasofobia no es una ciencia exacta. Hay casos muy severos que resultan obvios para cualquier persona que la padezca o tenga cerca un talasofóbico. Pero hay otros más leves y escondidos que requieren de un profesional que ahonde en las causas, los síntomas y las terapias necesarias para identificar a una persona con fobia al mar. Uno de los métodos más recurrentes ya ha invadido internet.

Se trata de un test visual, que ofrece al que lo hace una serie de imágenes con fotos relacionadas con el entorno marítimo, para ver cómo reacciona. En función de sus respuestas se puede comprender este miedo irracional. Un ejemplo de ellas son estas fotografías de paisajes marinos, ¿te hacen sentir ansiedad?

Test de talasofobia: Imagen de un banco de peces

Test de talasofobia: Imagen de un banco de peces

Test de talasofobia: Imagen

Test de talasofobia: Imagen

Test de talasofobia: Imagen de una medusa

Test de talasofobia: Imagen de una medusa

Test de talasofobia: Imagen de un banco de peces

Test de talasofobia: Imagen de un banco de peces

Test de talasofobia: Imagen del mar

Test de talasofobia: Imagen del mar

Test de talasofobia: Imagen de delfines

Test de talasofobia: Imagen de delfines

Si la respuesta es “rotundamente sí” quizá seas talasofóbico, aunque no lo supieras. Si algunas de ellas te dan respeto tampoco hay que alarmarse. Al fin y al cabo, el océano es un entorno bastante desconocido y ajeno al ser humano, todos hacemos bien en tenerle un poco de miedo. Sea como fuere, este es un artículo informativo y, en todos los casos, la talasofobia debe ser diagnosticada por un profesional cualificado.

Destacadas en Vida