Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Docentes dando clase en plena pandemia / EP

Los sindicatos denuncian que Educación niega la baja a los profesores vulnerables al Covid

En junio, la Generalitat eximió de la presencia en el centro educativo a 12.800 profesionales, pero en septiembre redujo esta número a 1.700

3 min

El Instituto Catalán de Evaluaciones Médicas (ICAM) está denegando las bajas a trabajadores vulnerables frente al Covid-19 de los centros educativos catalanes. Lo denuncia el sindicato CGT, que ha calificado esta actuación de "sistemática" en un comunicado. 

Según el sindicato, el ICAM comenzó a rechazar las bajas el pasado septiembre, cuando las escuelas pasaron de estar catalogadas como de nivel 2 de riesgo al nivel 1. Para CGT, esta decisión no es la más acertada, ya que desde que empezó el curso se han detectado más de 20.000 casos de coronavirus en los centros educativos de Cataluña.

Made with Flourish

Cambio de criterio

En junio, 12.800 docentes y personal de apoyo educativo alegaron que eran vulnerables al Covid-19 para no asistir a la escuela. En aquel momento, el Departamento de Educación les eximió de la presencia en el centro educativo.

Pero con el inicio del nuevo curso, la cifra inicial de 12.800 profesionales sensibles se redujo a 1.700, de los que 800 empezaron las clases con baja médica y sustituto desde el primer día. El resto debió adaptarse a marchas forzadas a un nuevo puesto de trabajo.

Sin posibilidad de reclamar

Por otro lado, la agrupación de trabajadores ha asegurado que la mayoría de las denegaciones de baja no se están produciendo mediante notificación formal, lo que complica la posibilidad de formular una demanda. A esto se suma la tardanza de la Administración en responder a las demandas, que pueden pasar "meses" sin recibir información.

Además, según apunta CGT, gran parte de las personas vulnerables han sido calificadas en los niveles 1 y 2 de riesgo. En muchas ocasiones esta decisión contradice los informes de los médicos de cabecera, que indicaban "patologías más descontroladas".

No se cumplen las medidas

CGT alerta también de que, pese al requerimiento hecho por los servicios epidemiológicos de la necesidad de usar mascarillas FFP2, mantener la distancia de seguridad y asegurar una ventilación adecuada en el lugar de trabajo, muchos de los colegios e institutos "no están cumpliendo estas medidas".

Concretamente, el sindicato avisa de que en muchas clases de ESO hay más de 27 alumnos y que en bachillerato esa cifra asciende hasta los 30 estudiantes. Este hecho también fue remarcado por el sindicato de profesores de secundaria Aspepc-SPS, que, conjuntamente con CGT, reclaman la vuelta de las clases virtuales para esta etapa formativa.