Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Juana Rodríguez denuncia que intentaron comprarla como esclava sexual / TV3

Una sintecho denuncia que le ofrecieron 6.000 euros a cambio de ser esclava sexual

Una mujer sin hogar de Barcelona ha revelado la “violencia soterrada” que sufre este colectivo; en su caso, intentaron comprarla como si fuese “una naranja” en dos ocasiones

2 min

Una mujer sintecho que vive en las calles de Barcelona ha denunciado que se la intentaron comprar con dos ofertas consistentes en dinero y una vivienda a cambio de sexo. “Te doy 6.000 euros y eres mía”, le dijo un hombre a Juana Rodríguez, según el testimonio que ha ofrecido ella misma en una entrevista en TV3.

Rodríguez denuncia que recibió esta oferta, a la que se negó, por parte de un cliente de un bar al que iba a comer guiso, donde se conocieron. “En este país se compran mujeres y la sociedad no puede permitirlo”, ha asegurado.

Dos episodios parecidos

La mujer, que lamenta ser vista “como una naranja que se compra y se vende", ha explicado que sufrió otro ofrecimiento similar en un comedor social, donde otro hombre le prometió “un lugar donde estaría protegida”.

Al llegar al piso del hombre, este le señaló la cama, donde tenía intención de mantener relaciones sexuales con ella. También en esta ocasión, ella se negó y huyó de la vivienda.

Protección ante el acoso

Actualmente, Rodríguez se aloja en el Centro Residencial de Inclusión La Llavor, el único equipamiento municipal en Barcelona destinado a mujeres sin hogar, un espacio en el que está protegida de la violencia sexual de los hombres que han intentado abusar de ella.

Por su parte, Clara Naya, coordinadora de la Asociación Lola, No Estás Sola, ha reclamado “un cambio social y entender que las mujeres no son objetos”, ya que algunos hombres “entienden su cuerpo como una materia que se puede usar y comercializar”. Sin embargo, no constan denuncias ante los cuerpos policiales de hechos como el que sufre Rodríguez, una de las cien mujeres sintecho que viven aproximadamente en la ciudad, porque se trata de una "violencia soterrada".