Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fachada del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau / EP

Sant Pau y Bellvitge aplican un sistema que controla a distancia a pacientes con marcapasos

Son los primeros hospitales catalanes en implantar este modelo asistencial avalado por la Comisión Europea

3 min

El Hospital de Sant Pau y el de Bellvitge aplican una tecnología de monitorización a distancia de pacientes con marcapasos. Este sistema funciona a través de una aplicación instalada en el teléfono móvil, que permite actuar de forma inmediata cuando se produce una anomalía sin tener que esperar a una visita médica.

Ambos centros han reivindicado en un comunicado conjunto que son los "primeros hospitales catalanes" en implantar este modelo asistencial que ha avalado la Comisión Europea en el marco del programa Horizon 2020.

Información diaria

La nueva tecnología permite que las visitas médicas para revisar su estado tengan lugar con menos frecuencia. Las anomalías, como por ejemplo las arritmias o apneas, ya se detectan de forma automática y se puede actuar sobre las mismas en cuestión de horas.

"Antes hacíamos controles a los pacientes implantados cada tres o seis meses y realizábamos las pruebas pertinentes", ha explicado el doctor Xavier Viñolas, director del Servicio de Cardiología de Sant Pau. "Ahora, los dispositivos nos envían el estado del paciente de forma diaria", información con la que "podemos iniciar los tratamientos necesarios o intervenir enseguida sin tener que esperar", añade.

Resolución en unas 48 horas

Por su parte, el jefe de la Unidad de Electrofisiología y Arritmias de Bellvitge, Ignasi Anguera, ha destacado que "cuando se genera una alerta fruto de una transmisión del control remoto se podrá contactar con el equipo de atención primaria o con el equipo de cardiología de zona". Hecho que permite que "en un máximo de 48 horas, el problema puede estar resuelto".

En estos momentos, en Sant Pau hay 3.000 pacientes implantados con marcapasos y 1.000 con desfibriladores y, en Bellvitge, 4.500 y 1.150, respectivamente. Se prevé que su calidad de vida mejore con la monotorización a distancia para controlar la evolución de su cirugía.