Menú Buscar
Imagen de Pals, un pueblo medieval de la provincia de Girona / WIKIMEDIA COMMONS

Los rincones con más encanto de Girona

Ésta ciudad está repleta de pueblos de origen medieval que conservan su esencia histórica y ofrecen un lugar de retiro perfecto

María Díaz
5 min

Girona es una de las cuatro provincias de Cataluña. Con más de 750.000 habitantes y nueve comarcas, esconde parte del tesoro rural y natural de la región. Mediterráneo 100%. Playas, calas, paisajes naturales y pueblos que mantienen el testimonio medieval de su historia.

Santa Pau, Besalú, Tossa de Mar, Cadaqués, Pals, Monells y Peratallada forman parte de la ruta ideal por Girona de quienes deseen alejarse del ruido de la ciudad, de las nubes de contaminación y del ritmo de vida marcado por el estrés y los atascos.

Testimonio medieval

Santa Pau. Ubicado en la Comarca de La Garrotxa, Santa Pau está considerado como uno de los pueblos más bonitos de Girona. Es una villa medieval rodeada del Parque Natural de la Zona Volcánica de La Garrotxa muy próxima a la Fageda d'en Jordà.

Además del entorno natural, Santa Pau ofrece varios puntos de interés turístico para sus visitantes como su castillo, construido entre los siglos XIII y XIV, su iglesia románica de San Vicente, su Iglesia de Santa María y el Monasterio de Sant Julià del Mont.

Curia Real

Besalú. Como en el caso de Santa Pau, Besalú sigue manteniendo sus raíces medievales, que se pueden apreciar en el trazado de sus calles y en los edificios que las flanquean. En el año 1966 fue declarado Conjunto Histórico Nacional según la Ley de Patrimonio Histórico Nacional.

Lo primero que recibe a los visitantes de Besalú es su puente medieval del siglo XI, tras el cual se esconde la antigua judería, el Monasterio de Sant Pere, la Curia Real y la Casa de Cornellà.

Costa Brava

Tossa de Mar. En plena Costa Brava de Girona, Tossa de Mar se erige entre calas y construcciones medievales que se asientan sobre un cerro. La historia de este pueblo se remonta al siglo XI.

Imagen del pueblo medieval Tossa de Mar en la provincia de Girona / WIKIMEDIA COMMONS
Imagen del pueblo medieval Tossa de Mar en la provincia de Girona / WIKIMEDIA COMMONS

De esta época dan testimonio sus casas, sus murallas y torres y el antiguo barrio de pescadores. Junto a ellos la Iglesia Parroquial de estilo clásico de San Vicente construida a mediados del siglo XVIII.

Salvador Dalí

Cadaqués. Al igual que Tossa de Mar, Cadaqués también se encuentra en la Costa Brava de Girona, siendo un pueblo de tradición pescadora. Esto se nota en su arquitectura, marcada por casas encaladas.

El nombre del artista Salvador Dalí está vinculado a este pueblo costero, donde tiene una Casa Museo dedicada a él, además de monumentos repartidos por sus calles y plazas. La Iglesia de Santa María es otro de los reclamos turísticos de la villa.

Edificios defensivos

Pals. Otro de los rincones dignos de conocer en la provincia de Girona es Pals. En la Comarca del Baix Empordà, está rodeado por las montañas de Begur, y como el resto de los pueblos de esta lista, destaca por su estilo medieval.

Muy próximo a la costa, conserva en perfecto estado los edificios defensivos, religiosos y civiles de estilo gótico, barroco y románico que conforman su estampa. Como la Torre de las Horas, la Iglesia de San Pere y la Casa La Pruma. Todos recogidos al resguardo de su muralla construida entre los siglos XI y XII.

Protagonista de cine

Monells. Este pueblo, y no Dani Rovira ni su compañera de reparto Claro Lago, fue el protagonista de la película Ocho Apellidos Catalanes. Gracias a ella se dio a conocer al mundo, convirtiéndose en un lugar de obligada visita en Girona por su belleza.

Quienes han conocido Monells aseguran de él que es como viajar en el tiempo y recaer directamente en la época medieval. Y así lo atestiguan su Plaza Mayor y los pórticos que la rodean y su Iglesia de San Ginés de estilo gótico.

Destacadas en Vida