Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fachada de la residencia de ancianos Fiella de Tremp (Lleida), denunciada por la Fiscalía por la muerte de 64 internos por Covid / GOOGLE STREET VIEW

La residencia de Tremp denunciada por la Fiscalía anotó tomas de temperatura de ancianos fallecidos

El Ministerio Público sostiene que varias familias de los 64 interinos que murieron por Covid en el geriátrico de forma imprudente tuvieron que recuperar los cuerpos “por sus propios medios”

4 min

La residencia de ancianos Fiella de Tremp (Lleida), denunciada por la Fiscalía por los presuntos delitos de homicidio imprudente de 64 internos, trato degradante y contra la seguridad en el trabajo; sufría tal “descoordinación” que constan cuadros de registro de tomas de temperatura a personas ya fallecidas, que fueron privadas de una “asistencia médica adecuada”.

Así lo deprende la denuncia del Ministerio Público, que sostiene que los residentes fueron expuestos a un “trato inadecuado” por parte del centro al no evitarse sus contagios de Covid-19, ya que les obligaron a permanecer con otros internos que se encontraban enfermos.  Además, investigan si recibieron la atención que necesitaban o si, por el contrario, sufrieron una falta de cuidado, alimentación y limpieza, llegando incluso a pasar “frío y sed”.

Algunos se enteraron por la funeraria

La Fiscalía también explica que se impidió el contacto con los familiares en los últimos momentos de su vida, a pesar de que estos podrían haberles proporcionado “la paz que necesitaban”. De hecho, en la denuncia se explica que algunas familias pasaron días sin recibir noticias de sus allegados, llegando incluso a ser informados de que se encontraban en buen estado cuando en realidad ya habían fallecido.

Por otro lado, la inexistencia de un protocolo de defunción provocó que algunos perjudicados se enteraran de la muerte de sus familiares por la funeraria, gente del pueblo o voluntarios del centro. Por ello, algunos decidieron entrar por su propio pie a la residencia para buscar a sus parientes entre las habitaciones, “donde los encontraron éxitus”, teniendo incluso que verse “obligados a recuperar los cuerpos por sus propios medios”.

Múltiples irregularidades

La denuncia de la Fiscalía, que ha llegado tras un año de investigaciones, acusa a la directora del centro residencial y al responsable higiénico-sanitario de la misma por concurrir en “gravísimas disfunciones” y déficits organizativos. Esto tuvo “decisiva influencia” en el contagio de 42 trabajadores de un total de 65, así como en el fallecimiento de 64 internos de los 142 que tenía en total. Todos estos hechos ocurrieron entre el 22 de noviembre y el 25 de diciembre de 2020.

Más allá de esto, la denuncia incluye irregularidades relacionadas con el incumplimiento del Plan de Contingencia, la falta de previsión, control y supervisión de la dirección, así como la no asunción de las recomendaciones de la conselleria de Salud. De hecho, afirman que “se han constatado graves defectos en la sectorización de los positivos, en el uso de los equipos de protección individual (EPI), en el tratamiento de alimentos, vestuario y residuos y, muy especialmente, en la asistencia sanitaria a los contagiados”.

Centro intervenido

Tras estos acontecimientos, Salud intervino el geriátrico el 28 de noviembre de 2020 y relevó a la Fundació Sant Hospital de Trem – Fundació Fiella en la gestión y dirección del centro residencial.

Desde entonces, Gestió de Serveis Sanitaris (GSS) se hizo cargo de la gestión de la residencia hasta enero de 2021, cuando la fundación Sant Joan de Déu – Terres de Lleida, que la gestiona en la actualidad, tomó el relevo.