Menú Buscar
Parque Geológico y Minero de la Cataluña Central / GEOPARC

¿Buscas razones para animarte a visitar la provincia de Barcelona?

No sólo en la capital catalana se puede hacer turismo: el GeoParc, los 'castells' o La Patum son motivos suficientes para perderse por sus alrededores

4 min

Barcelona ciudad es un destino ideal para una escapada en cualquier momento del año, pero también lo son sus alrededores. Hay muchas razones que pueden animar a los viajeros a desplazarse hasta Cataluña para enamorarse de la capital catalana y su provincia. Como, por ejemplo, estas cinco propuestas que ofrece Lonely Planet:

  • GeoParc. El Parque Geológico y Minero de la Cataluña Central, formado por la comarca del Bages y el municipio de Collbató, aúna una tierra de contrastes donde la geología y las explotaciones mineras configuran una buena parte del paisaje convirtiéndolo en un rico patrimonio natural y cultural. En un terreno donde hace 36 millones de años existió un mar, hoy se levanta un territorio de arraigada cultura e interesante historia.
  • Fia-Faia. Las fiestas donde el fuego es el elemento central son habituales en el folclore catalán y, aunque la mayoría se celebran durante el solsticio de verano, en algunas poblaciones pirenaicas, como Bagà y Sant Julià de Cerdanyola, el ritual de las llamas marca la entrada del frío invierno. Esta singular tradición se basa en un canto que acompaña cada Nochebuena a los vecinos de estos municipios en un ritual marcado por los cantos y las oraciones y que culmina con la quema de las antorchas o falles.

Niños formando un castell / PIXABAY

Niños formando un castell / PIXABAY

  • Castells. Vivir la emoción de una diada castellera como la de Sant Fèlix, en Vilafranca del Penedès, y ser testigo de la tensión que reina en el ambiente a medida que se van erigiendo los pisos de estas torres humanas que corona la joven enxaneta no tiene precio. Esta tradición donde la solidaridad y el esfuerzo se palpan en el ambiente puede vivirse en pleno apogeo en municipios como Vilanova i la Geltrú, Terrassa o Mataró, así como en muchos otros pueblos y ciudades en fiestas.
  • Parque Natural del Montseny. Declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco, el macizo del Montseny engloba un mosaico de paisajes mediterráneos y centroeuropeos, situado a 40 minutos de Barcelona, que se convierte en un verdadero paraíso para los aficionados al senderismo. Un enclave que se viste a medida según la época del año en que se visita. Primavera y verano son sinónimo de hayas y castaños verdes; el otoño se rinde a los tonos ocres; y en invierno la nieve y los abetos copan el territorio
  • La Patum. Para entender la complejidad de esta fiesta popular sólo hay una manera, que es vivirla en primera persona. El fuego, la música y los personajes simbólicos son los elementos principales de esta celebración que tiene lugar coincidiendo con el Corpus Christi y se remonta al siglo XV. En la actualidad La Patum transforma la ciudad entera durante cinco días e invita a todos a participar en ella entre pasacalles y espectáculos multitudinarios cargados de pólvora y percusión con el salto de plens como el momento culminante de la fiesta.