Menú Buscar
El concejal de Presidencia de Barcelona, Eloi Badia, y los 144 nichos derrumbados en el cementerio de Montjuïc / EFE

La oposición acorralará al concejal Badia por la chapuza de Montjuic

El edil y el presidente de Cementiris preparan su defensa tras derrumbarse 144 nichos en el cementerio

3 min

La oposición acorralará al concejal de Presidencia de Barcelona, Eloi Badia, por la chapuza del cementerio de Montjuïc. El edil y el presidente de Cementiris de Barcelona, Jordi Valmaña, preparan su defensa para el consejo de administración de la sociedad del jueves tras el derrumbe de 144 nichos en el camposanto.

"La reunión del consejo se convertirá en una reprobación de facto de Badia por el hundimiento de las sepulturas el pasado 15 de septiembre. Máxime cuando se tiene en cuenta que BComú está en minoría en las empresas municipales", han indicado fuentes sindicales.

Las mismas fuentes han recalcado que el Ayuntamiento "recolocó restos mortales sin presencia judicial ni la supervisión in situ del Instituto de Medicina Legal y tardó siete días en informar públicamente del suceso", entre otras posibles irregularidades.

Defensa en marcha

Ante estas acusaciones, tanto Badia como Jordi Valmaña, presidente de Cementiris de Barcelona, preparan el argumentario que les permitirá sortear el rapapolvo del jueves.

"Creemos que justificarán su actuación alegando que ellos llamaron a las autoridades judiciales y que éstas les dijeron que no era necesario, que podían proceder a reparar el bloque de nichos afectado sin su tutela", han agregado las mismas voces.

"¿Es cierto? ¿Llamaron? ¿A quién?", se inquieren las mismas instancias.

Trabajos en marcha

Personal de base de Cementiris ha explicado que Valmaña ha canalizado todos los recursos a su alcance en la empresa para "corregir y solucionar" el trágico derrumbe acaecido dos semanas atrás.

"Existe la percepción de que sí, de que ahora están haciendo las cosas bien. Trabajando con las familias y analizando los restos mortales con rigor", han manifestado.

¿Es demasiado tarde? "En un derrumbe menor en Zaragoza en 2009, el cementerio utilizó procedimientos de ADN para identificar restos mortales. Actuó con la vigilancia del Instituto de Medicina Legal desde el primer momento e incluso puso ayuda psicológica a las familias. La comparación con el episodio de Barcelona convierte a este último en aún más grave", han concluido.