Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Vecinos de Mataró, indignados porque un okupa queda en libertad y vuelve a entrar a la misma casa / CG

Indignación en Mataró: un okupa queda en libertad y vuelve a entrar en la misma casa

La policía local detuvo a dos personas por allanamiento de morada, pero al quedar liberados volvieron al lugar de los hechos; un vecino consiguió echarlos

2 min

Los vecinos de Mataró están indignados. Un okupa ha intentado entrar por segunda vez en una casa tras quedar en libertad después de ser detenido, precisamente, por allanar esa vivienda. Fueron los residentes del inmueble, situado en el barrio de La Habana, quienes evitaron que accediese.

Según explica el diario Capgròs, la policía local detuvo el pasado domingo a dos personas en el interior de la casa, que es una segunda residencia de una familia. Un vecino que escuchó golpes fue el que alertó a los agentes. En ese momento, fueron detenidos por allanamiento de morada y pasaron a disposición judicial.

Varios agentes de la policía de Mataró en un dispositivo contra los okupas / POLICIA LOCAL
Varios agentes de la policía de Mataró en un dispositivo contra los okupas / POLICIA LOCAL

Un vecino logró echarlos

Pero los okupas no aprendieron la lección, sino todo lo contrario. Y es que, al quedar en libertad, lo primero que hicieron fue volver al lugar de los hechos para intentar okupar de nuevo la misma casa. Se trata de cuatro hombres y una mujer que intentaban forzar la puerta a golpes, pero un testigo se les encaró y, pese a las amenazas, se acabaron yendo. 

Sin embargo, este no es un caso aislado. Pues uno de los mayores problemas que tiene la urbe es la inseguridad y la okupación. De hecho, en las últimas semanas se han producido varios robos en tiendas céntricas --entre ellas, una farmacia-- e incidentes. Uno de ellos ocurrió en la Avenida Maresme, cuando un hombre y una mujer fueron agredidos por un okupa al recriminarle su intento de allanar un local. El agresor fue detenido, pero hoy por hoy se encuentra en libertad a la espera de juicio. 

Los residentes de la ciudad, incluso, se han movilizado para denunciar la inseguridad de las calles. El pasado 11 de octubre, los vecinos de La Hablana cortaron la carretera N-II para protestar por la violencia creciente en la capital del Maresme.