Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un guardia civil se apresta a multar a un vehículo / EP

Ojo: te pueden multar con 200 euros por conducir con abrigo

La DGT considera una sanción grave circular con cualquier prenda u objeto que limite la movilidad del conductor

3 min

Si este invierno te subes al coche y tienes frío, tiene dos opciones: o pones la calefacción o te aguantas porque puede resultarte caro si decides conducir con el abrigo puesto. Entre las normas que la DGT ha establecido para reducir la siniestralidad algunas pueden considerarse un fake porque resulta difícil de creer pero el código de circulación es muy claro: el conductor debe vestir ropa que le permita libertad de movimientos y garantice su seguridad.

Artículo 18

Ya es de dominio público que conducir con zapatillas o con zapatos con tacón puede resultar peligroso porque dificultan el pilotaje del conductor. Pero lo que probablemente no sepa la mayoría es que hacerlo con el abrigo puesto puede suponer una multa de 200 euros. ¿El motivo? Ir abrigado es arrriesgado porque dificulta los movimientos del conductor.

Conducir con un abrigo podría asociarse de alguna manera a la obligación del conductor de un vehículo a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción. Estas son las premisas que, según la DGT y el Servei Català de Trànsit, garantizan su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la del resto de los ocupantes. Eso es al menos lo que dice el Artículo 18 del Reglamento General de Circulación.

Sanción grave

El rango de sanciones establece una multa de 100 euros por una infracción leve, de 200 si es grave y de 500  si se considera muy grave. Las multas de 1.000 euros se prevén para casos de alcohol y otras drogas.

Por lo tanto, como conducir con los movimientos limitados por alguna razón se asocia a una sanción grave, la multa por no quitarte el abrigo te costará 200 euros, que a día de hoy no es que resulte una ganga.

Del mismo modo, tampoco está permitido conducir con guantes aunque las manos tengan estalactitas porque, al igual que los abrigos, condicionan la movilidad y ralentizan las reacciones al volante.