Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El Hospital Tortosa Verge de la Cinta, cuya ampliación no puede servir de "excusa" para no construir un nuevo centro, según el PSC

El nuevo hospital de Tortosa, un deseo frustrado diez años después

El actual centro sanitario se encuentra en una colina cuyo emplazamiento deja atrapados en su acceso a vecinos, trabajadores, usuarios y vehículos de emergencias

5 min

Llegar hasta el hospital Tortosa Verge de la Cinta se convierte, en ocasiones, en una odisea para los ciudadanos de las Terres de l'Ebre. Su emplazamiento provoca atascos donde vecinos, trabajadores, usuarios y vehículos de emergencias quedan atrapados. Una realidad que se hace cada vez más insoportable y que no prevé cambios a corto plazo. Pues construir un nuevo hospital sigue siendo un deseo frustrado más de diez años después de aprobarse el proyecto.

Este centro es el de referencia de los más de 180.000 habitantes de esta región sanitaria. Se construyó en 1976 a 30 metros de desnivel desde el centro de la ciudad y rodeado de murallas medievales. A pesar del afán por incorporar nuevas prestaciones, su complejidad lo ha impedido y ha obligado a crear nuevos espacios, haciendo que viva en un estado de obras permanente. Estos motivos han acrecentado las súplicas para construir un nuevo hospital más accesible

Tortosa
Tortosa, en una imagen de archivo

Una demanda histórica

La solución a la falta de espacio podría ser una ampliación de ese mismo centro, si no fuera por su emplazamiento. Por ello, crear uno nuevo es una de las demandas históricas del territorio, pero también un proyecto pensado en 2006 y bloqueado años más tarde por los recortes en la sanidad pública del expresidente Artur Mas, en el marco de la crisis económica de 2010. Hoy por hoy, el plan sigue abandonado.

Los profesionales de la sanidad exigen al Govern una solución inmediata que pasa por la edificación de otro centro hospitalario en una distinta ubicación. Con ello, se daría “respuesta a las necesidades” de los ciudadanos. Así lo dice el vicepresidente del Colegio de Médicos de Tarragona, Pere Genaró, quien se encargó de redactar una moción --que se debatió en varios ayuntamientos del territorio-- emplazando a los gobiernos locales a apoyar el nuevo proyecto. Una iniciativa que no vio la luz "por la abstención de ERC".

El bloqueo de ERC

Las fuentes consultadas por Crónica Global aseguran que los republicanos están bloqueando su puesta en marcha. No sólo a nivel local, también desde el Parlament. De hecho, la pasada semana se abstuvieron en una moción debatida en la Cámara catalana que instaba al Govern a construir el hospital --gestionado por el Institut Català de la Salut (ICS)--. “Pero no sólo la obstaculizan desde su partido, también presionan a sus socios de Junts para que no se posicionen al respecto”, aseguran a este medio. Estiman que ha sido eso lo que llevó a la alcaldesa de Tortosa, Meritxell Roigé (Junts), a abstenerse en una propuesta municipal de los socialistas el pasado lunes.

Una sesión plenaria en el ayuntamiento de Tortosa / PSC
Una sesión plenaria en el ayuntamiento de Tortosa / PSC

La iniciativa del PSC ha resurgido un debate de una década que tiene el apoyo de la comunidad sanitaria, pero que no cuenta con la “voluntad política para llevarlo a cabo”, lamentan.  Ello está provocando mucho enredo político, hasta al punto de que los de Salvador Illa han amenazado con abandonar el gobierno en coalición en Tortosa si Roigé no rectifica.

Un año para las municipales

Por su parte, la alcaldesa se ha defendido de esos ataques: “No hemos dicho que no queramos un hospital. Lo que queremos es un compromiso en firme de la Generalitat y un calendario”.  Considera que la amenaza del PSC se debe a una “estrategia electoral pensada desde fuera de Tortosa”.

A poco más de un año para las elecciones municipales de 2023, el Govern deberá plantearse si sigue paralizando un proyecto que les puede “restar votos” en el territorio. Y es que, al parecer, su intención sigue siendo ampliar el hospital ya existente y “no escuchar las demandas” de los tortosinos. Diez años más tarde, el proyecto de un nuevo hospital sigue enquistado y será el Ejecutivo autonómico quien deberá mover ficha.