Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un hombre sostiene una pancarta donde se lee la palabra "plandemia" durante una manifestación negacionista como la que ha desafiado a la GUB / EUROPA PRESS

Los negacionistas desafían a la GUB a pocas horas del operativo especial de Nochevieja

Cuarenta personas se concentraron en Arc de Triomf pasada la una de la madrugada, pese al toque de queda, y una de ellas fue detenida por atentado a la autoridad

3 min

Cuarenta negacionistas de la pandemia del Covid-19 han sido desalojados durante la madrugada del viernes del centro de Barcelona por incumplir las medidas adoptadas por el Govern para la contención de la sexta ola.

Tal y como han confirmado los Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana de Barcelona (GUB), el desalojo se produjo después de una manifestación de negacionistas, que reunió a 300 personas que marcharon por el centro de la Ciudad Condal, desde la plaza Catalunya hasta el Arc de Triomf sin mascarilla y sin respetar la distancia social.

Desafiaron las normas

Una vez en Arc de Triomf la concentración se disolvió. Sin embargo un grupo de unos 40 manifestantes permanecieron en el lugar hasta pasada la una de la madrugada, hora de inicio del toque de queda.

Hasta el lugar se desplazó la GUB, cuyos agentes avisaron a los presentes de que debían abandonar la vía pública. Sin embargo, los manifestantes continuaron con la concentración, lo que llevó a los policías a actuar para desalojarlos, sin que se produjeran mayores incidentes.

Un detenido

Los agentes tramitaron una decena de denuncias por quebrantamiento de las restricciones impuestas por el Govern para contener los contagios y por desacato. Además, detuvieron a uno de ellos por atentado a la autoridad.

Este incidente ha tenido lugar pocas horas antes del inicio del dispositivo especial de seguridad que efectuarán tanto los Mossos como la GUB durante la noche de Fin de Año con el objetivo de hacer cumplir las restricciones.

No se esperan incidentes

Aunque los Mossos reforzarán la vigilancia con el despliegue de 200 agentes adicionales y 50 patrullas extra, aseguran que la primera noche del año será tranquila y esperan que no haya ninguna ‘rave’. “No se prevé una noche complicada dado el nivel de cumplimiento de las restricciones y el comportamiento cívico y excepcional de la población. Desde Mossos nos gustaría poner eso en valor”, ha asegurado Montserrat Escudé, portavoz del cuerpo.

Por su parte, la GUB realizará dispositivos de control y prevención en la Ciudad Condal para hacer cumplir el toque de queda y evitar la celebración de botellones. De hecho, los agentes de la Guardia Urbana peinan desde hace días las redes sociales en busca de convocatorias de fiestas ilegales con el fin de evitar que lleguen a producirse. En este sentido, gran parte de la labor policial se enfoca en la prevención de la comisión de actos delictivos así como de conductas que puedan alterar el orden público.