Menú Buscar
Los Mossos d'Esquadra detienen en Barcelona a un sospechoso de pertenecer a una red yihadista internacional / EFE

Cuatro de los marroquíes detenidos en BCN, vinculados a los atentados de Bruselas

Los servicios secretos belgas se han trasladado a la capital catalana para participar en los registros de los 12 inmuebles que los sospechosos ocupaban en distintos puntos de la provincia

3 min

Lo que en principio era una investigación sobre una trama local de tráfico de hachís, ha acabado siendo una operación contra una red yihadista internacional. A medida que los Mossos d'Esquadra --gracias a la llamada de un anónimo que denunció hace seis meses tráfico de drogas en distintos puntos del sur de Barcelona-- iniciaron las indagaciones para identificar a los sospechosos, se fueron atando cabos.

Se detectó a las pocas semanas que alguno de ellos realizaba, con frecuencia, viajes a distintos países europeos, entre ellos Bélgica y Francia. Eso encendió las alarmas de la policía y, tras poner en común la información obtenida con el banco de datos sobre terrorismo islamista que comparten la práctica totalidad de los servicios secretos, se confirmaron las sospechas. 

Cuatro conectados con Bruselas 

Al menos cuatro de los investigados en Barcelona (dos de ellos, de forma más especifica) podrían tener alguna relación con los atentados de marzo de 2016 en Bruselas.

Fuentes próximas a la investigación consultadas por este medio han explicado que los detenidos, ocho en total y todos de nacionalidad marroquí, no se habían refugiado en Barcelona, sino que vivían y desarrollaban sus actividades en la capital catalana, incluido el tráfico de drogas. 

La policía belga

La policía y los servicios secretos belgas tenían un especial interés en comprobar in situ la eventual documentación que los detenidos pudieran tener en sus casas o locales de reunión. De ahí, la personación en Barcelona de altos mandos de la lucha antiterrorista belga para seguir a pie de calle el operativo.

Las mismas fuentes añaden que hasta que no se analice la documentación y los demás indicios no se conocerá el grado exacto de participación de los sospechosos en acciones terroristas concretas. Los registros se han llevado a cabo en Barcelona, Cornellà, L'Hospitalet de Llobregat (donde la célula parecía más activa y disponía de mayor cobertura), Masquefa, Santa Coloma de Gramenet y Ripollet. La operación la dirige el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco.