Menú Buscar
Camión en el que viajaban los inmigrantes kurdos / EFE

Mango asumirá la manutención de los diez inmigrantes hallados en uno de sus camiones

Los extranjeros afirman que pagaron a unas mafias para viajar en el vehículo

2 min

Mango asumirá la manutención de los diez inmigrantes hallados en un camión que llegó a sus instalaciones en Lliçà d'Amunt (Barcelona). La empresa textil, que ha aclarado que subcontrató el vehículo a una compañía turca, se hará cargó de los extranjeros durante los primeros días hasta que se solvente su situación.

El camión, que había partido del puerto de Izmirn, en Estambul, llegó a Lliçà d'Amunt el miércoles por la mañana. Al pasar por el control de seguridad del centro logístico de Mango, se constató que el precinto estaba roto y se escucharon ruidos extraños procedentes del interior. Fue entonces cuando se descubrió la presencia de seis adultos y cuatro menores, ocultos entre las prendas.

Vómitos y ataques de ansiedad

Los polizones, kurdos de origen iraní, se encontraban en buen estado de salud, aunque desorientados, ya que pensaban que habían llegado a Inglaterra. Posteriormente, fueron trasladados al Hospital de Granollers (Barcelona), para ser sometidos a una revisión médica. A la una y media de la tarde, se les pudo ver salir del hospital. Portaban mochilas, y caminaban tranquilos y sonrientes.

Los inmigrantes han explicado a un traductor de kurdo y árabe que pagaron a unas mafias que les ofrecieron viajar escondidos en el camión. Una de las personas padeció un episodio de vómitos y otra, un ataque de ansiedad. Tampoco se descarta que fuesen maltratados, a juzgar por las heridas que presentaban algunos de ellos.

Por otra parte, el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha anunciado que investigará el caso pese a carecer de competencias en el asunto. Ribó ha justificado su intervención asegurando que prefiere que "le den un toque" por extralimitarse a permanecer de brazos cruzados.