Menú Buscar
Algunos de los jóvenes del barrio de Sants que participaron en la 'reconstrucción' de Can Vies.

Los okupas de Can Vies vuelven a molestar a los vecinos

Algunos miembros de la plataforma Adéu Can Vies aseguran que los activistas les insultan y amenazan por quejarse de su incivismo

Nuria Vázquez
3 min

Lo que para algunos es un centro social, para otros se ha convertido en una auténtica pesadilla. Desde los disturbios del mes de mayo, provocados a raíz del desalojo del centro okupado Can Vies, el barrio de Sants convivía en un ambiente de calma tensa.

La crispación vuelve de nuevo a causa del incremento de la actividad nocturna en el centro. Desde el pasado mes de septiembre hasta diciembre, las fiestas eran mensuales. Ahora, los vecinos aseguran que hay una cada semana ya sea martes, jueves, sábado o domingo. En el vídeo adjunto se puede ver una de las últimas, la semana pasada, con bengalas incluidas.

La actitud de los okupas es, además, agresiva: “Algunos nos han amenazado e insultado por internet, por la calle o en el consejo del barrio. En las reuniones vecinales, grupos de seguidores de diferentes partidos como Barcelona en Comú o la CUP nos han amenazado con gestos de cortarnos el cuello”. Lo asegura J. R., un vecino de la zona, miembro de la plataforma Adéu Can Vies, que prefiere preservar su identidad.  

Colau no les recibe

La misma fuente recuerda que los miembros de la plataforma llevan tratando de reunirse con la alcaldesa, Ada Colau, desde el mes de diciembre de 2014 para encontrar una solución al problema. Una reunión que nunca han logrado fijar.

“Hemos tenido un par de encuentros con el nuevo regidor tras haber insistido mucho por nuestra parte en vernos pero, según él, quieren dejar enfriar el tema”, se indigna J. R. “No quieren que haya más incidentes, pero mientras tanto dejan que los okupas hagan lo que quieran, sin permiso de obras, sin licencias de actividad y sin licencias del bar que acaban de construir”, añade.

Los destrozos, en cifras

Un total de 415.760 euros. Ese fue el coste total de los destrozos que los okupas de Can Vies provocaron durante las protestas por el desalojo del centro. El mismo Ayuntamiento de Barcelona hizo pública la cifra, desglosando incluso los desperfectos: 209.400 euros por contenedores de basura destrozados y quemados; 107.266 euros por los servicios extra de la brigada de limpieza y 88.655 euros por los daños en el pavimento y en el mobiliario urbano.

Cuantías a las que hay que sumarles, además, 7.000 euros por daños en estaciones del Bicing y 3.439 euros por desperfectos en árboles y otra vegetación urbana. El nuevo Govern se ha comprometido con la CUP ha retirar la acusación contra los cuatro detenidos por participar en los disturbios.

“Además de la luz y el agua que cogen directamente de la calle sin permiso ni contrato, lo que significa que el coste lo asume el distrito y los ciudadanos de Sants”, señala J. R.

Las últimas declaraciones del ayuntamiento sobre Can Vies fueron a favor de “respetar su patrimonio” cultural y social, planteándose incluso mantener el edificio, que según un planeamiento urbanístico debería derribarse.