Menú Buscar
Tarjeta revolving

¿Cómo liberarse de las deudas interminables de las tarjetas Revolving?

Este tipo de tarjetas puede resultar una trampa de la que es difícil salir si no se actúa con criterio

12.04.2019 13:25 h.
6 min

Una de las mayores trampas a las que se enfrentan quienes han acudido a algunos bancos por ayuda financiera consiste en las llamadas “tarjetas revolving”, también conocidas como crédito revolving, una modalidad que ha sumergido a muchos prestatarios en una espiral de endeudamiento sin fin.

Pero, ¿qué son estas tarjetas revolving, por qué son tan perjudiciales y qué pueden hacer las víctimas de esta estafa?

Tarjetas y Créditos Revolving

Revolving significa “giratorio”, así que una Tarjeta o Crédito Revolving es una herramienta bancaria, por el cual una entidad financiera, en este caso un banco, ofrece a un prestatario un límite máximo definido por éste. El cliente puede pagarlo en cuotas que él mismo fija, junto con sus intereses.

Desde  AVALOR Abogados & Economistas explican que, si bien es cierto que el crédito se puede devolver en plazos supuestamente “cómodos”, lo cierto es que pero “al funcionar con un límite máximo de disposición, y con unos intereses desproporcionados, lo que en la práctica se acaba generando es una deuda a muy largo plazo: pese a que se van abonando las cuotas mensuales, la deuda disminuye muy poco”.

Si bien es cierto que el beneficiario tiene la ventaja de pagar la deuda en plazos y seguir obteniendo créditos adicionales hasta por el total máximo que resta en la tarjeta, lo cierto es que detrás de estos pagos suelen esconderse intereses muy elevados, obligando al prestatario a pagar una deuda muy por encima de la financiación concedida. Las entidades financieras ofrecen esta herramienta de crédito cuyas condiciones reales, es decir, los intereses que termina pagando el prestatario, aparecen en la famosa “letra pequeña” de forma concisa y que muchos pasan por alto.

Se supone que si una entidad financiera ofrece una tarjeta revolving con un límite máximo de crédito y el beneficiario va pagando su deuda en plazos que él mismo establece de acuerdo a sus propias posibilidades, la entidad financiera impone tasas de interés elevadas que no permiten que la deuda inicial sea pagada totalmente. El truco consiste en la forma como se paga la deuda, que es por plazos “según la comodidad del prestatario” y al ser un pago por partes, aparentemente no se siente el peso de los intereses, pero a medida que el prestatario amortiza la deuda inicial y vuelve a endeudarse sin pasar del límite máximo, los intereses se van acumulando y la deuda va creciendo como un espiral sin fin.

¿Cómo liberarse de un Crédito Revolving?

Al final de cuentas los créditos revolving son muy atractivos porque ofrecen al prestatario la posibilidad de fijar él mismo sus propios plazos de pagos. Para alguien muy estricto y ordenado con sus finanzas, la deuda se paga satisfactoriamente. Pero esto no funciona en la mayoría de los usuarios, quienes al verse tentados a seguir usando el crédito restante tras haber pagado parte de la deuda inicial, comienza a caer en una deuda vitalicia porque se suman los pagos por la deuda, más intereses y comisiones, que incrementan la deuda final.

Según indican los expertos consultados de AVALOR Abogados & Economistas,  “existen ya numerosas sentencias sobre créditos revolving que permite defenderte en caso de ser titular de un crédito revolving. Si la financiera te reclama este crédito, es fundamental examinar detenidamente el contrato de crédito o tarjeta, con especial énfasis en las cláusulas abusivas que el banco haya insertado y que te causen un perjuicio económico y, especialmente si se trata de un interés usurario.”

Estas sentencias se fundamentan en lo previsto en la Ley de 23 de julio de 1908, de la Usura establece que será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso. Como la ley declara este tipo de situaciones como nulas, el afectado solo tendría que pagar la totalidad neta del crédito solicitado y exigir la devolución de los intereses abusivamente cobrados.

Pero antes de iniciar ningún tipo de reclamación, hay que analizar la finalidad del crédito solicitado, ya que según jurisprudencia del Tribunal Supremo, la entidad financiera pudiera justificar tasas de intereses elevadas si el crédito va a ser destinada para actividades muy lucrativas, pero de alto riesgo.

Al respecto, dada lo novedoso de estas sentencias para muchos afectados por este tipo de contratos, AVALOR Abogados & Economistas publica una guía de reclamación para los afectados, donde cualquier particular pueden informarse adecuadamente sobre los pasos a seguir para liberarse de los créditos revolving.

--
Contenido patrocinado

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información