Menú Buscar
Un joven de los que habían conseguido entrar en el 'Banc Expropiat' cuando ha sido desalojado por los Mossos d'Esquadra.

La Policía detiene a las cinco personas que habían vuelto al 'Banc Expropiat'

La jornada ha acabado sin mayores incidentes, aunque con un fuerte despliegue de Mossos para evitar que los 'okupas' se metan en el inmueble

Redacción
2 min

Los Mossos d'Esquadra detuvieron finalmente a los dos activistas que permanecían en el interior del Banc Expropiat, tras lograr desencadenarlos de los bloques de cemento a los que se habían atado para evitar su desalojo.

Estas dos personas formaban parte del grupo de cinco activistas, que ya están detenidos, que durante el mediodía de ayer habían vuelto a entrar en el llamado Banc Expropiat del barrio barcelonés de Gràcia, cuyo desalojo el pasado 23 de mayo desencadenó altercados en la zona.

Cuatro horas

Fuentes policiales han destacado que el desalojo de estos dos okupas ha sido complicado y que se han tardado casi cuatro horas en liberarlos de los bidones de cemento a los que estaban anclados. De hecho, ambos han pasado a disposición judicial, mientras que los otros tres quedaron en libertad anoche. 

Los agentes entraron en el local en el que cinco activistas habían accedido nuevamente, tras abrir un agujero en las planchas metálicas que protegen la fachada del edificio con una sierra radial.

Una vez en el interior hallaron a los cinco activistas que a mediodía habían anunciado, a través de las redes sociales, que habían recuperado el Banc Expropiat, logrando inicialmente sacar y detener a tres de ellos.

Concentrados

Las mismas fuentes han señalado que en las inmediaciones del local siguieron concentradas varias decenas de personas en apoyo de los okupas que habían logrado entrar en éll, y que permanecieron tras un cordón policial que impedía que se acercaran al inmueble. La situación era tensa, pero tranquila..

A las siete de la tarde de ayer se había convocado una manifestación en Gràcia para exigir que se devuelva el llamado Banc Expropiat a sus ocupantes, aunque los organizadores optaron finalmente por concentrarse en la plaza de la Revolució, cercana al inmueble okupado.