Menú Buscar
Jordi Baiget, consejero de Empresa, y Neus Munté, portavoz del Govern, en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Gobierno catalán / CG

La Generalitat asegura que la anciana de Reus había rechazado ayudas sociales

La nieta de la fallecida, su compañero y la hija de éste también residían ocasionalmente en el piso de Reus donde se produjo el incendio

15.11.2016 17:47 h. Actualizado: 15.11.2016 17:47 h.
2 min

El consejero de Empresa de la Generalitat, Jordi Baiget, ha explicado este martes que la mujer fallecida en Reus (Tarragona) por un incendio y a la que se le había cortado la luz formaba parte de una familia "desestructurada" y había rechazado algunas ayudas sociales que se le habían ofrecido.

Lo ha explicado en la rueda de prensa posterior al Consejo Ejecutivo. Baiget, que ha empezado su intervención lamentando la muerte y expresando su pésame, ha recordado que es un caso que llevan los Mossos y la justicia, a los que la Generalitat aportará toda la información que vaya recabando.

Ayudas para el agua

Baiget ha explicado que la víctima, por ejemplo, sí recibía una ayuda para pagar el agua, que no constaba que hubiera solicitado una ayuda para pagar la luz a Gas Natural, y que había rechazado otras "ayudas sociales" que el consejero no ha precisado.

Ha afirmado que la fallecida era una persona tratada y vigilada por los servicios sociales desde 2013, que tenía abierto un expediente por su vulnerabilidad social, y que se trataba de "un caso complejo desde el punto de vista de la atención social".

Asistencia domiciliaria

"Le costaba aceptar determinadas ayudas e incluso había llegado a rechazar determinados apoyos de los servicios sociales", ha relatado el consejero, que ha precisado que el 3 de noviembre se negó a recibir los servicios de asistencia domiciliaria.

Aunque no pidiera ayuda para pagar la luz, Baiget ha insistido en que la ley obliga a las compañías eléctricas a informar previamente a los servicios sociales sobre un eventual corte de luz para conocer si el afectado está en una situación de vulnerabilidad social.

El consejero ha informado que la fallecida no vivía sola en el piso calcinado, sino con una nieta mayor de edad y a veces también con otras personas como el compañero de la nieta y la hija de éste.