Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Varios jóvenes bailan en una discoteca, donde investigan una violación por sumisión química / EUROPA PRESS

Investigan una violación por sumisión química en Girona

Una joven hace pública una denuncia del pasado mes de abril tras la oleada de pinchazos a mujeres en discotecas y locales de ocio nocturno

3 min

Un juzgado investiga una violación por sumisión química en Girona. La víctima interpuso la denuncia el pasado mes de abril, después de encontrarse en su casa desnuda y sin recordar gran parte de lo que ocurrió la noche anterior. 

La joven ha decidido hacer públicos los hechos a raíz de la oleada de pinchazos a mujeres en discotecas y locales de ocio nocturno.

Se despertó en su casa y desnuda

Según explica la Agencia Catalana de Noticias, con el visionado de las cámaras, los Mossos d’Esquadra pudieron identificar al sospechoso y el Juzgado de Instrucción uno le ha citado a declarar como investigado en septiembre por un delito de abuso sexual. 

Según relata, a finales de abril salió por la ciudad gironina con unos amigos y acabó en un local de la avenida Ramón Folch. El último recuerdo que tiene es estar conversando con un chico en la barra del local. Al día siguiente se despertó en su casa, desnuda y sin recordar cómo y cuándo había llegado

Avenida Ramón Folch de Girona, zona por donde salió la noche de los hechos / GOOGLE MAPS
Avenida Ramón Folch de Girona, zona por donde salió la noche de los hechos / GOOGLE MAPS

Pagos inusuales

Tras comprobar su teléfono móvil, detectó pagos inusuales y un recorrido de vuelta a casa a pie, distinto al que haría hecho habitualmente. Ante la sospecha de que podrían haberla drogado, fue a denunciarlo a la policía autonómica. 

Hoy por hoy, sigue pendiente de recibir los resultados de toxicología que determinarán si se le habría suministrado alguna sustancia contra su voluntad. Además, aportó fotografías de lesiones y contusiones que le aparecieron días después de los hechos. 

La sumisión química, un "problema grave"

Según explica, lo que le ha llevado a hacer públicos los hechos son las denuncias de pinchazos a mujeres en locales de ocio nocturno. Tras volver a mirar las imágenes, descubrió una que podría ser compatible con un pinchazo.  

El jefe de la policía en Girona, Josep Milan, alertó de que la sumisión química para cometer delitos sexuales se ha convertido en un “problema grave”.