Menú Buscar
Exterior del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Barcelona / EFE

Un interno del CIE de la Zona Franca denuncia a cinco policías tras recibir una paliza

La víctima recibió patadas y puñetazos mientras se encontraba en su celda y luego fue trasladado a la enfermería

4 min

Un interno del CIE de la Zona Franca ha denunciado a cinco agentes de la Policía Nacional tras recibir una paliza. El suceso se produjo el pasado domingo, 15 de marzo, cuando la víctima dormía en su celda, junto a otras tres personas.

"Justo después del recuento, antes de que pudiésemos salir de las celdas para ir al patio, fui víctima de una agresión por parte de cinco policías nacionales, encargados de la custodia del centro", consta en el escrito remitido este jueves al juzgado de guardia de Barcelona, al que ha tenido acceso Crónica Global.

Agresión en grupo

Fue después de que uno de los internos gritase a los agentes "grupo de maricones", relata el denunciante, cuando estos se dirigieron a la celda de la víctima, que intentó protegerse tapándose la cara con los brazos. "Les contesté que yo no había dicho nada, pero uno de los agentes me exigió que bajase los brazos, y me propinó una bofetada", consta en la denuncia. Tras el primer golpe, llegó otro. Justo después, aparecieron otros cuatro policías para "acorralarlo".

"Mientras uno me propinaba puñetazos de forma indiscriminada, otros tres me inmovilizaban y el que quedaba me agredía con la porra en la espalda y en las piernas", ha detallado la víctima. Una agresión durante la que le insultaban con expresiones como "hijo de puta" y "maricón".

Inacción en la enfermería

Tras cesar los golpes, los policías habrían esposado al interno, mientras lo agarraban por el cuello. Fue entonces cuando este recibió un nuevo puñetazo en el ojo derecho, por el que comenzó a sangrar. Durante el traslado a la enfermería del centro, denuncia la víctima, lo llevaron "como si fuese un animal", dándole patadas en las piernas. "Cuando la doctora les preguntó qué me había pasado, ellos le dijeron que me había dado un golpe con una puerta", detalla.

Aunque el hombre comunicó a la sanitaria que había sido víctima de una agresión, esta le espetó: "Así no vas a conseguir nada". En la enfermería del CIE realizaron un informe médico del que no se le proporcionó copia. Tras la agresión, la víctima tiene contusiones por todo el cuerpo: la tibia inflamada por los golpes de porra, hematomas en la espalda y también en el ojo derecho, tras recibir un puñetazo.

"Maltratado y humillado"

"Me sentí humillado y maltratado. Tras la agresión tengo miedo, angustia e impotencia, con la sensación de estar sometido a la voluntad de los policías, que se sienten totalmente impunes", ha señalado la víctima, quien subraya que las cámaras de seguridad del centro valdrán para corroborar su relato, a pesar de que no pudo observar el número de identificación de los agentes.

Las entidades Migra Studium, Tanquem els CIE, Irídia y SOS Racisme han denunciado que en el contexto actual de emergencia sanitaria por el coronavirus, "se están viviendo situaciones límite" en el interior de los centros de extranjeros. Una situaciones que, subrayan, "en ningún caso pueden suponer vulneraciones de derechos fundamentales de los internos".