Menú Buscar
Inteligencia emocional / PIXABAY

¿Cómo puede la inteligencia emocional ayudar a las personas a vivir mejor?

Aprender a gestionar las emociones es sinónimo de una mejor calidad de vida en cualquier etapa, desde el colegio hasta el entorno laboral

01.06.2019 18:10 h.
5 min

Mucho se está hablando en los últimos tiempos acerca de la inteligencia emocional. Tanto, que además de protagonizar debates en foros sobre desarrollo profesional, también se ha convertido en una asignatura obligatoria en los centros educativos de Reino Unido, Malta y en las Islas Canarias. Sin embargo, mucha gente no sabe en qué consiste realmente “ser inteligente emocionalmente”.

David Bejarano, coach de vida y negocios e instructor best-seller en Udemy, quiere arrojar algo de luz sobre este asunto, asegurando que la inteligencia emocional “es una habilidad aún subestimada, cuyo potencial tiene un impacto directo en la calidad de nuestras vidas”.

Una demanda del mercado laboral

La gestión de conflictos, el manejo del estrés o las dotes comunicativas son algunas de las “habilidades blandas” más demandadas en el panorama laboral actual y, junto con ellas, la inteligencia emocional. La capacidad que tienen las personas de gestionar las emociones de manera consciente puede tener un impacto muy notable en el rendimiento de los trabajadores, ya que está muy vinculada al liderazgo, la salud e incluso la felicidad. “Son nuestras emociones las que influencian en gran manera nuestras actitudes y comportamientos a la hora de tomar decisiones, manejar conflictos, superar retos y construir relaciones con otras personas”, señala Bejarano. “Cuando practicamos inteligencia emocional podemos ver las situaciones desde una perspectiva objetiva y nos será más fácil direccionar bien nuestras acciones”.

Inteligencia emocional / PIXABAY

Inteligencia emocional / PIXABAY

Al igual que sucede con otro tipo de inteligencias, desarrollar la inteligencia emocional requiere de dedicación y compromiso a largo plazo. De hecho, es una de las áreas que se trabajan especialmente en el coaching, un entrenamiento que se calcula que utilizan para sus empleados hasta un 40 % de las empresas del Fortune 500 en Estados Unidos. En cuanto a la relación entre inteligencia emocional y éxito, el experto lo tiene claro: “considero que continúa siendo subestimada. Se ha comprobado que las personas de éxito, a largo plazo, logran su posición no sólo por sus conocimientos técnicos y títulos, sino en gran parte gracias a sus habilidades sociales”.

EMOCREA: Educación Emocional y para la Creatividad

Bejarano señala que el hecho de trabajar las emociones y mejorar la capacidad de toma de decisiones y las relaciones sociales, “además de tener efectos positivos en el terreno laboral, tiene un reflejo también en la salud física, ya que muchas dolencias tienen su raíz en problemas emocionales como el estrés, la ansiedad o la frustración”.

Estas mejoras en la calidad de vida pueden lograrse ya desde etapas tempranas. Por ejemplo, desde hace cinco años, Canarias imparte la asignatura EMOCREA (Educación Emocional y para la Creatividad) para que alumnos de primaria gestionen mucho mejor su parte emocional. “Cuando invertimos en una juventud emocionalmente saludable, creamos hombres y mujeres más responsables, maduros y con confianza en sí mismos que podrán llegar mucho más lejos en su vida personal y mejorando la sociedad”, asegura el coach, que a la vez recuerda que la inteligencia emocional puede ayudar en los casos de bullying y baja autoestima. “Como consecuencia, el propio rendimiento escolar se ve también favorecido. Si los jóvenes conocen su valor intrínseco, reconocen sus limitaciones y son empoderados a hacer las cosas de una forma diferente para mejorar sus resultados, trabajarán mejor y reducirán su necesidad de satisfacción inmediata”.

¿Cómo reconocer emociones?

El primer paso a la hora de empezar a trabajar la inteligencia emocional consiste en el reconocimiento de las emociones, dar un nombre a lo que se siente. Una vez identificadas, el siguiente paso es buscar de dónde provienen: en qué momentos se sienten esas emociones, qué situación o personas las generan, qué pensamientos producen… “Si se trata de emociones positivas, podremos apoyarnos en ellas cuando sea necesario. Y si son negativas no trataremos de evitarlas, sino que intentaremos reconocerlas, valorarlas y aceptarlas, ya que aparecen con el fin de enseñarnos algo”, indica Bejarano. “En ambas situaciones, el comprender dichas emociones da una ventaja increíble en nuestro día a día”.