Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Antidisturbios de los Mossos desalojan plaza Catalunya en mayo de 2011 / EFE

Un indignado herido por los Mossos el 15M: "Me golpeó con entusiasmo"

Un intendente del cuerpo se enfrenta a dos años de prisión por las cargas para desalojar plaza Catalunya en 2011

3 min

"Me pegó con mucho entusiasmo, de arriba a abajo". Con esas palabras ha descrito este martes un indignado los golpes que presuntamente le propinó con la porra el inspector de los Mossos d'Esquadra Jordi Arasa, en las cargas por el desalojo de la acampada del 15M en la plaza Catalunya de Barcelona.

Varios testigos de las cargas han declarado este martes en la segunda sesión del juicio que se celebra en la Audiencia de Barcelona contra Arasa, para quien la Fiscalía pide dos años de cárcel por dos delitos de lesiones y tres faltas, por golpear de forma "desproporcionada" a cinco indignados que intentaban impedir el desalojo de la acampada, en mayo de 2011.

Indignados heridos

En la segunda jornada del juicio las versiones de los indignados heridos en las cargas se ha contrapuesto con la de los mandos de los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana que estuvieron a cargo del dispositivo, quienes han defendido que los concentrados fueron advertidos antes de las cargas de que se iba a proceder a una intervención policial y que el uso de la fuerza estaba autorizado.

Ante el tribunal ha testificado este martes el último de los cinco heridos en las cargas, un joven que ha relatado que estaba sentado en el suelo junto a otros indignados, con las manos en alto, cuando el acusado se le acercó y le golpeó con su defensa, "de arriba a abajo".

Jefe del dispositivo

Otro de los testigos que hoy ha declarado en el juicio es Antonio Antolín, jefe del dispositivo de los Mossos en el desalojo que en su día estuvo imputado en la causa abierta para investigar las cargas

El agente, igual que el responsable de la Guardia Urbana en el desalojo, han recalcado que la intervención policial no era más que una "operación de limpieza" de la plaza Catalunya, para retirar elementos potencialmente peligrosos, como cocinas o bombonas de butano, ante la inminente celebración de la final de la Champions League en la zona.

Despejar la zona

Según la versión de Antolín, los antidisturbios se limitaron a cargar para despejar la zona y permitir la salida de los camiones que se llevaban el material peligroso de la acampada y solo como último extremo, tras avisar por megafonía de que se iba a cargar, intentar "interlocutar" con los concentrados e incluso "extraerlos" uno a uno del lugar.

A la espera de la declaración del acusado, prevista para la semana próxima, hoy han declarado los mossos d'esquadra que confeccionaron la pericial fisonómica de las imágenes que constan en la causa sobre la actuación atribuida a Jordi Arasa, a quienes los cinco heridos reconocieron sin dudas como el autor de los golpes.