Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un técnico del hospital de Palamós durante la realización de la prueba de videofluroscopia / HOSPITAL DE PALAMÓS

El hospital de Palamós incorpora la prueba de videofluroscopia

La nueva exploración radiológica de la garganta y el esófago evitará derivar a los pacientes al hospital de Mataró

3 min

El hospital de Palamós (Girona) aumenta sus servicios de radiografía en beneficio de la población gerundense. Así, con la nueva videofluroscopia como prueba diagnóstica de la imagen evitará que los pacientes de la provincia tengan que ser derivados a los hospitales de Mataró (Barcelona) en casos de disfagia en la garganta y el esófago.

La disfagia es el proceso físico de mover los alimentos o líquidos de la boca al estómago, es decir, la dificultad al tragar. Lo que requiere más tiempo y esfuerzo, provocando dolor y en casos extremos impide engullir comida o bebida. Para detectar esta enfermedad es básico el estudio de deglución que, con la prueba de imágenes por videofluroscopia, permite observar las posibles alteraciones y diagnosticar un tratamiento de forma más temprana.

Nuevo 'software' de Palamós

Para poder realizar la prueba, que acerca el diagnóstico a los pacientes que padecen la enfermedad de garganta y esófago en Girona, el hospital de Palamós ha incorporado un nuevo software al servicio de diagnóstico de la imagen del centro. La formación de los técnicos que realizan la prueba se hizo en septiembre de 2019, siendo acreditados por la logopeda Ivet Clemente de la European Society of Swallowing Disorders.

El hospital gerundense ha realizado un total de 23 videofluroscopias. No obstante, el proceso se ha visto ralentizado por la saturación hospitalaria a raíz del Covid-19. La nueva prueba para detectar de forma precoz la disfagia debía haberse puesto en marcha durante el segundo trimestre de 2020, aunque no fue posible a raíz del impacto hospitalario de la pandemia.

Enfermedad y Covid

Una vez realizada la prueba, los logopedas del servicio de rehabilitación deciden cómo tratar las obstrucciones de garganta y esófago. Neuropatías secundarias, alteraciones sensitivas, motoras o alteraciones en la alimentación y bucales secundarias son las principales causas de disfagia.

El coronavirus ha hecho aumentar este tipo de trastornos, sobre todo en los pacientes que han estado intubados durante un largo periodo de tiempo. Con las imágenes obtenidas de la videofluroscopia, los logopedas recomiendan medidas específicas para que los enfermos puedan recuperar la motricidad bucal previa a la intubación por el Covid y evitar complicaciones posteriores como nódulos o edemas en los pliegues de la boca.