Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una mujer fumando en una terraza de Lugo / EUROPA PRESS

La Generalitat estudia prohibir fumar en la calle

El Govern de Quim Torra contempla implantar la iniciativa planteada ya en Galicia y otras comunidades autónomas

6 min

El secretario general de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon, ha indicado este jueves en su rueda de prensa de seguimiento de la situación epidemiológica en Cataluña que están estudiando prohibir fumar en la calle para evitar contagios por Covid-19.

"Mi opinión personal es favorable [a la prohibición], pero aún no lo hemos debatido", ha afirmado Argimon, que ha precisado que existe la posibilidad de vetar el tabaco en los lugares públicos, apostando por la sensibilización antes que la sanción.

En manos de Protección Civil

También se ha expresado en este sentido el director del Servei Català de la Salud, Adrià Comella, que ha defendido prohibir el tabaco en la calle tanto para evitar contagios como por la salud de los mismos fumadores.

Ahora se está elaborando un informe técnico sobre esta medida que posteriormente se llevará a Protección Civil de la Generalitat (Procicat), organismo que debería darle luz verde, aunque ni Argimon ni Comella han fijado fechas.

Más visitas a los geriátricos

El Departamento de Salud, por otra parte, permitirá visitas en prácticamente todos los centros geriátricos, aunque con limitaciones.

Hasta la fecha, no se permitía visitar a ancianos residentes en zonas en las que existen restricciones debido al alto número de contagios, como por ejemplo comarcas de Lleida o Barcelona y su area metropolitana.

Ahora, una vez actualizado el protocolo para las residencias, Argimon ha anunciado que se podrán hacer visitas en todos los centros catalogados como verdes o que cuentan con espacios verdes, aunque los encuentros deberán ser de entre 30 y 45 minutos, con distancia de seguridad permanente y solo de un allegado del anciano residente a la vez, más otra serie de "requerimientos técnicos".

La consejera de Salud, Alba Vergés, junto al secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon / EFE
La consejera de Salud, Alba Vergés, junto al secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon / EFE

Esta medida, ha incidido el secretario de Salud Pública, busca sortear "efectos nocivos o secundarios del confinamiento", como por ejemplo la "aceleración del deterioro cognitivo" en el caso de algunos ancianos si se les obliga a permanecer totalmente aislados. "Esto no suple un abrazo ni poder agarrar la mano, pero es un paso adelante", ha defendido antes de indicar que actualmente de las más de 1.000 residencias de ancianos en Cataluña, 71 cuentan con uno o más positivos. Y de las cuales 17 han registrado siete o más.

Contagios estabilizados

Estas dos noticias, la de allanar visitas en geriátricos y de que se estudia vetar fumar en espacios públicos, se han dado a conocer cuando la curva de contagios sigue estabilizada, tras unas semanas "complicadas", aunque Argimon ha insistido en pedir "un esfuerzo individual y colectivo" para que la curva comience ahora a descender.

Datos esgrimidos por Comella confirmarían esta tendencia: la atención primaria efectuó entre el 21 y el 27 de julio 11.256 pruebas PCR y detectó 2.389 positivos, mientras que entre el 4 y el 10 de agosto se han hecho 8.036 PCR y registrado 1.615 positivos.

También ha informado de que los hospitales catalanes contabilizan ahora 125 enfermos críticos por Covid-19, cuando entre el 21 y el 27 de julio eran 102; ello se explica porque los efectos de las medidas tomadas se detectan en los hospitales siempre unas dos semanas después, con lo que los datos de críticos ingresados deberían mejorar en los próximos días.

1.300 "gestores Covid"

Comella también ha señalado que el sistema sanitario cuenta ahora con 1.328 "gestores Covid" (hace cuatro semanas eran 814), un centenar de ellos en hospitales.

Estos "gestores Covid" tienen el encargo de atender a las personas sospechosas de padecer coronavirus, ofrecer información y ayudar a establecer sus contactos rápidamente. Y entre ellos hay que contar a 120 scouts, cuyo número no se modifica, que forman parte del centro de llamadas de una filial de Ferrovial.

En estas cuatro semanas, ha resaltado Comella, se ha logrado identificar a 95.405 contactos directos de positivos por el virus.

Cribados

Mientras, Salud sigue con la estrategia de cribados masivos y ha anunciado mediante un comunicado que el barrio de Torre Baró será el primero de Barcelona capital en el que se lleve a cabo, este fin de semana, esta iniciativa para detectar vecinos contagiados con Covid-19, mientras que en el barrio del Besòs los tests se harán entre el lunes y el miércoles.

Mediante estos cribados masivos, ya efectuados la semana pasada en Ripollet, Sabadell y Terrassa, y desde el lunes y hasta mañana viernes en Vilafranca del Penedès y Santa Coloma de Gramenet, se han efectuado ya más de 11.778 pruebas PCR.

Estas pruebas han hecho aflorar positivos asintomáticos que no se habrían detectado de otra forma y ello se ve en los casos de Covid-19 notificados esta mañana por Cataluña, otros 974, que superan con creces los 548 de ayer miércoles.

En cualquier caso, Argimon no se cansa de insistir en que para observar la tendencia lo adecuado es ver la evolución semanal de contagios y no la diaria.