Menú Buscar
Hoja de marihuana de una plantación / PIXABAY

Fumar marihuana habitualmente afecta a los espermatozoides

Los resultados revelan que puede afectar al esperma del fumador y de los hijos que conciba

27.12.2018 15:51 h.
3 min

Un nuevo estudio llevado a cabo por el Centro Médico de la Universidad Duke de Carolina del Norte, en Estados Unidos​, ha llegado a la conclusión de que el consumo continuado de cannabis puede estar directamente relacionado con una calidad deficiente de semen. Esto es posible porque la maduración de los espermatozoides es un proceso que se realiza de forma continua a lo largo de la vida del hombre adulto, por lo que una exposición abundante de esta droga durante la adolescencia y la madurez “influye en la integridad del metiloma del esperma”, ha indicado al respecto el estudio.

Las conclusiones de la investigación han sido publicadas en la revista científica Epigenetics y demuestran que el tetrahidrocannabinol (THC), el componente psicoactivo del cannabis, es el principal responsable de afectar a la epigenética, provocando así cambios estructurales y reguladores en el ADN de los espermatozoides. De acuerdo a este estudio, los hombres expuestos a THC también corren el riesgo de que las alteraciones en su esperma afecten en el momento de concebir, aunque aún es necesario una investigación más profunda para matizar si los cambios en el ADN desencadenados por el THC son transferibles a sus hijos y qué efectos podrían tener.

Altas concentraciones de THC en la orina

Para llevar a cabo la investigación, el equipo científico contó con veinticuatro participantes, la mitad de ellos fumadores habituales y la otra mitad no fumadores. Después de analizar las muestras de orina de todos ellos, el grupo de investigadores descubrió por primera vez que las altas concentraciones de THC en la orina se correspondían con un bajo conteo de espermatozoides y un descenso de su vitalidad.

Así pues, los doce participantes no fumadores duplicaban la concentración de espermatozoides con respecto a los fumadores al final de la prueba. Sobre el resultado y a falta de una investigación más en profundidad que explique las consecuencias de este hábito en la persona y en su heredabilidad, ha hablado Susan Murphy, líder del estudio: “Ante la falta de un estudio más amplio y definitivo estudio, el mejor consejo es tener en cuenta que los cambios están ahí, en el esperma. Como precaución, yo aconsejaría dejar de consumir al menos seis meses antes de tratar de concebir”.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información