Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Médicos en el quirófano de un hospital catalán / EP

Cataluña perdió 318 médicos en la fase dura de la pandemia

Los sindicatos denuncian que la precariedad laboral del sistema sanitario público provoca la “constante” fuga de talento; el COMB se centra en las jubilaciones

4 min

Hasta 318 médicos dejaron su trabajo en Cataluña durante la fase dura de la pandemia en 2020 y 2021, según datos aportados hoy domingo por el Colegio Oficial de Médicos de Barcelona (COMB). Sindicatos y colegios profesionales llevan tiempo advirtiendo de una problemática que el Covid ha puesto todavía más de relieve: faltan médicos, aunque discrepan de la solución. 

Aunque los facultativos marchan de Cataluña por diversos motivos, uno de los factores que agravan la disponibilidad de profesionales de la salud es la “constante” fuga de talento de los últimos años en busca de mejores condiciones laborales y reconocimiento profesional, asegura los parte social. En 2019, en Cataluña se emitieron un total de 1.163 certificados de idoneidad para poder ejercer en el extranjero según el Consejo General de Colegios de Médicos (CGCOM). 

Precariedad laboral en la sanidad pública

Desde los sindicatos sostienen que los médicos y los profesionales de la salud llevan muchos años trabajando en condiciones “precarias” respecto al resto de países europeos. Aunque la fuga de talento ya existía antes, fue a partir de 2010, con los recortes presupuestarios en sanidad, cuando se produjo un éxodo importante de médicos catalanes, señalan.

"Hace años que alertamos de que la remuneración de los facultativos catalanes se tiene que poner al nivel del resto de España y de Europa, por justicia y por méritos; no se les puede seguir maltratando", asegura el secretario general del sindicato Metges de Catalunya, Xavier Lleonart. "No los valoramos suficientemente y a las nuevas generaciones de doctores no les da miedo irse a países vecinos, donde pagan más", añade.

Preocupación por las jubilaciones

En paralelo, desde el colegio se centran en la “preocupante” cifra de jubilaciones que tendrán lugar en los próximos años. De acuerdo con el COMB, en 2022 más de 800 facultativos llegarán a la edad media de retiro (66 años). 

La previsión es que la cifra siga creciendo y alcance el pico dentro de cinco años. Se calcula que para entonces, cerca de 6.000 facultativos llegarán al fin de su carrera profesional. Y no ahy sustitutos para ellos. 

Incentivos para que no cuelguen la bata

En este contexto, el COMB ha solicitado al Departamento de Salud que ponga sobre la mesa una serie de mejoras en las condiciones de los más veteranos para que puedan, voluntariamente, alargar su vida laboral.

Entre otras cosas, el colegio de médicos cree que incentivos como el reconocimiento profesional, políticas de promoción de flexibilidad laboral, adecuación horaria o disminución progresiva de tiempo de trabajos podrían ayudar a que los médicos “no cuelguen la bata” todavía.