Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El rapero Josep Arenas Beltrán, alias Valtònyc / EUROPA PRESS

La Fiscalía belga recurre la negativa judicial de extraditar a Valtonyc a España

La audiencia en la que se dirimirá esta cuestión se celebrará el próximo 11 de enero a las 9.30 en Bruselas

3 min

La Fiscalía belga ha presentado un recurso de casación este miércoles ante el Tribunal de Apelación de Gante que ayer emitió un fallo en el que rechazaba la extradición del rapero mallorquín Josep Miquel Arenas, popularmente conocido como Valtonyc, a España.

La audiencia en la que se dirimirá esta cuestión se celebrará el próximo 11 de enero a las 9.30 en Bruselas. La Fiscalía cuenta con cinco días para presentar la memoria frente al Tribunal de Apelación, que resuelve cuestiones de forma sin pronunciarse sobre el fondo, mientras que la defensa tendrá dos días para responder.

El tribunal desestimó los delitos

El Tribunal de Apelación de Gante rechazó el martes la extradición del rapero al desestimar los tres delitos por los que fue condenado a una pena de tres años y medio de prisión en España en 2017.

La Audiencia Nacional condenó al rapero por los delitos injurias a la corona, enaltecimiento del terrorismo y amenazas. Sin embargo, la corte belga dejó sin efecto la euroorden el martes al desestimar dichos delitos.

Valtonyc, en la cuerda floja

Valtonyc huyó de España en mayo de 2018, justo un día antes de ingresar en prisión. Desde entonces ha estado huido en Bélgica, donde ha recurrido su condena. Después de que en España el Tribunal Supremo y el Constitucional ratificaran su pena, un juzgado de primera instancia en Bélgica se negó a extraditarlo, por lo que el caso ascendió al Tribunal de Apelación, que ha vuelto a desestimarla.

Cabe recordar que en ese país el delito de enaltecimiento del terrorismo no existe y el de amenazas está castigado con penas más laxas que en España. Sobre las injurias a la corona, en octubre el Tribunal Constitucional de Bélgica tumbó una ley histórica que castigaba las injurias contra el rey. En este sentido el tribunal consideró que la ley chocaba con la libertad de expresión y que "no satisface una necesidad social urgente y es desproporcionada con el objetivo de proteger la reputación de la persona del Rey". La victoria judicial ha durado poco para Valtonyc, que se encuentra de nuevo en la cuerda floja.