Menú Buscar
Patio de la Escola Samuntada de Sabadell / WP

La escuela Samuntada de Sabadell huye de la segregación

Los centros que se acogen a proyectos para no caer en guetos por la alta inmigración comienzan a tener éxito tras alianzas con entidades culturales

3 min

La segregación escolar es uno de los problemas más graves del sistema educativo catalán. El departamento de Ensenyament de la Generalitat lo sabe. Otra cosa es buscar vías de éxito, que, con un esfuerzo continuado, permita a esos colegios una combinación de poblaciones que beneficie al conjunto de la sociedad.

Uno de ellos es la escuela Samuntada de Sabadell, que, siguiendo un programa de colaboración, junto a la Fundació Jaume Bofill, ha establecido una relación con el Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont, y que ha iniciado una alianza con el Hospital Parc Taulí con el objeto de trasladar a las aulas de la escuela los proyectos del ámbito sanitario.

Éxito educativo

Se trata del programa Magnet, --inspirado en los proyectos educativos en Estados Unidos para paliar la segregación escolar-- por el cual centros educativos colaboran con entidades culturales y artísticas para renovar sus proyectos educativos, logrando mejores resultados académicos y una mejor integración social.

La Fundació Jaume Bofill sostiene que la composición social de los centros es “una poderosa variable para explicar las lógicas de elección de centro por parte de las familias, y, por tanto, una reducción de la segregación escolar puede favorecer el éxito educativo del alumnado”.

Escolarización equilibrada

Las características de ese programa hacen que el alumno se sienta más corresponsable de su propia educación. Lo que se ofrece es una “combinación entre equidad, calidad e innovación”, con la idea de que la oferta educativa sea lo más alta posible, ligada a esos centros artísticos, científicos o culturales.

También se busca generar un liderazgo educativo, con un mayor compromiso de los docentes, una mayor participación de las familias, la difusión estratégica del proyecto en el territorio y favorecer la escolarización equilibrada en ese mismo territorio.

No se inscribía nadie

En el caso de la escuela Samuntada, el paso es tan grande como pasar de no tener ningún inscrito, en las preinscripciones a poder llenar líneas completas. La estigmatización del centro, por el alto porcentaje de inmigrantes, provocaba esa situación, además de contar con alumnos de etnia gitana.

Lo que se consigue es una mayor motivación de los alumnos, con las familias implicadas  y el profesorado comprometido. Cuando se explica esas experiencias, en los propios barrios, se logran más inscripciones, mayor compromiso y una especie de bien colectivo en el conjunto de la sociedad, que crea, precisamente, un círculo virtuoso.

Destacadas en Vida