Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Enfermeros atiendan a pacientes durante la pandemia / EUROPAPRESS

Siete de cada diez enfermeros sufren el síndrome del profesional "quemado"

Los sanitarios padecen estrés, ansiedad, temor y angustia, según la macroencuesta del sindicato Satse a profesionales de toda España

2 min

El 70% de los enfermeros sufren el síndrome del profesional "quemado" debido a la pandemia. Además, casi nueve de cada diez se sienten estresados, mientras que la ansiedad, el temor o la angustia afecta a la práctica totalidad de estos profesionales, según la macroencuesta del Sindicato de Enfermería (Satse). Un cuestionario que han contestado 11.645 enfermeros de toda España durante el pasado febrero.

Para el sindicato, los datos evidencian que la falta de protección, medios y profesionales ha perjudicado al conjunto de estos sanitarios "que se han dedicado desde el inicio de la pandemia a cuidar y atender a millones de personas, poniendo en todo momento en claro riesgo su salud y seguridad, así como la de sus personas más cercanas", indican.

Sanitarios agotados

Según el estudio, en los últimos meses ha crecido 13 puntos la sensación de estar quemado con el trabajo, pasando de un 56 a un 69% de los profesionales encuestados, mientras que el estrés ha aumentado de un 78 a más de un 88%.

De igual manera, el sentimiento de agotamiento emocional también se dispara, pasando de un 75 a más de un 88% de sanitarios consultados, mientras que baja en casi 10 puntos el sentimiento de realización con el trabajo que se desempeña en su correspondiente unidad.

Problemas psicológicos y físicos

La encuesta también se interesa por los principales síntomas que los enfermeros aseguran padecer a consecuencia de su trabajo, tanto a nivel físico (tensión muscular, alteraciones del apetito o del sueño, problemas sexuales), como a nivel psicológico y emocional (nerviosismo, ansiedad, temor, angustia, irritabilidad, dificultad en la concentración).

Otro de los problemas referidos como consecuencia de la gran sobrecarga y tensión laboral sufrida a lo largo de los últimos meses es que a casi un 80% de los profesionales encuestados les ha disminuido la memoria, casi un 88% tiene dificultad a la hora de concentrarse y cerca del 77% refieren lentitud de pensamiento.