Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un cazador con su escopeta, apuntando a su objetivo / EFE

En España cazar un ejemplar cuesta 7.500€, la cuarta parte que un león en Botsuana

Los ecologistas aseguran que cada año 250 cánidos son abatidos, una práctica vedada en la UE salvo Portugal

Antonio M. Yagüe
2 min

Los amantes de cazar lobos no necesitan salir de España, único país comunitario junto a Portugal que lo permite. Ni disponer de 30.000 euros para emular a Corinna y al Rey emérito para abatir a un elefante en Botsuana. O los 43.000 que abonó el dentista americano Palmer por matar un león en Zimbabue. Basta con concurrir alguna de las subastas que se celebran en Castilla y León.

El precio récord de este año, hace apenas un mes, en Villadeciervos (Zamora), ha sido de 5.000 euros por matar un lobo y 4.700 por el segundo. A ellos habría que añadir una cuota complementaria de 2.500 cuando cada uno sea abatido.

Los ecologistas denuncian que cada año se permite matar a tiros a unos 200 lobos, el 10% de la población total, en batidas usando como cebo carne de oveja, cordero, cabra o vaca. Pero esa cifra no incluye a los que mueren a manos de furtivos, otros 50 ejemplares, según Ecologistas en Acción. Sin embargo, los encargados de salvaguardar y gestionar esta especie en las diversas comunidades no dan por buenas estas cifras.

Controles selectivos

En León, la temporada habilitada --de septiembre de 2015 a febrero de este año-- se ha saldado con 29 ejemplares abatidos, más de la mitad de los 50 autorizados. Los medios leoneses aseguran que, a pesar de la presión de las asociaciones ecologistas, el interés por la caza del lobo en la provincia se ha visto incrementado.

Sin batidas subastadas tan ostentosas, en Galicia, Cantabria, País Vasco, la Rioja y Asturias, también controlan su población mediante caza deportiva o controles selectivos.

Defensa del territorio

Los naturalistas advierten de que el lobo ha acompañado al hombre desde el principio de los tiempos, entonces sin esta imagen de criatura dañina. Todo ha ido cambiando por iniciativa humana a través de sus explotaciones agrícolas y cazadoras.

Un lobo puede ser peligroso si no come, o si le invaden su territorio. ¿Pero qué humano no reacciona igual si le tienen muerto de hambre y le echan de su casa? Esperemos que se delimiten los espacios de unos y otros.