Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Hotel con decoración 'ecogreen' / PIXABAY

Los elementos más top de la decoración llamada 'ecogreen'

La ecología y el cuidado del medioambiente es una tendencia llega a todas partes, desde la alimentación hasta la ropa o la vivienda

5 min

La sociedad está cada vez más centrada en el respeto por el mundo y la ecología se impone en todos los aspectos. En casa, la decoración ecofriendly se basa en el uso de materiales sostenibles, respetuosos con la naturaleza y libres de cualquier agente contaminante. El principal objetivo de la decoración ecológica es crear ambientes que estén en sintonía con la naturaleza. Para conseguirlo, se utilizan piezas fabricadas en materiales orgánicos y naturales. Eso fomenta el cuidado del medioambiente y logra ambientes que invitan a la tranquilidad y la calma propias de un entorno natural.

Bajo esta premisa se adaptan diversas tendencias de decoración. Por ejemplo, la decoración vintage reutiliza piezas antiguas, el estilo nórdico apuesta por los materiales sostenibles y, en el caso de la decoración industrial, el reciclaje está a la orden del día. Todos estos estilos que predominan hoy tienen una cosa en común: el respeto por lo natural.

Imprescindibles de la decoración 'ecogreen'

Las maderas naturales (y a ser posible de kilómetro cero), el bambú y el mimbre son los materiales más utilizados en la decoración ecológica. De este modo, se consigue calidez y un ambiente más natural en las estancias. En objetos que no puedan ser de madera, se debe apostar por la reutilización. En el caso de un lavabo o un fregadero, por ejemplo, una buena opción es buscar en tiendas de segunda mano.

Otra alternativa muy recomendable es el uso de madera reciclada, una tendencia que incluso las grandes cadenas como Ikea están adoptando.

Tejidos

Frente a los tejidos industriales, el estilo ecofriendly se distingue por el uso del lino o el algodón en toda la casa. Hay que tener esto en cuenta en los sofás, las tapicerías, las cortinas... Además, estos materiales ayudan a mantener la temperatura bajo control.

Colores

Los colores de la naturaleza son los auténticos protagonistas. Los tonos verdes, por supuesto, son acompañados por el marrón, el pardo o el beige. Por otro lado, las tonalidades amarillas y ocres también son bienvenidas.

A la hora de elegir la pintura, deben primar aquellos productos que estén libres de tóxicos. Si, además, cuentan con propiedades antibacterianas y que evitan la proliferación del moho, se convertirán en la alternativa perfecta.

Estampados

Centrarse en una paleta de colores no está reñido con los estampados. Las flores o los animales están muy presentes en esa decoración, pues se utilizan en todo tipo de piezas. También se deben seguir estas premisas para los objetos decorativos.

Un espacio para la naturaleza

Por supuesto, otra de las claves de la decoración ecofriendly es la presencia de plantas, tanto en el interior como en el exterior de la vivienda. Pueden ser decorativas, con o sin flores, y que requieran más o menos cuidados. De hecho, un gran número de personas que decoran así su casa poseen también un pequeño huerto con plantas aromáticas o vegetales en pequeño tamaño.

Pero, para que todas estas plantas permanezcan lo más bonitas posibles, es fundamental ofrecerles luz natural. Los grandes ventanales, las cortinas translúcidas o los espacios abiertos que permiten la circulación de la luz son las mejores opciones. Y al llegar la noche, es aconsejable contar con iluminación eficiente.

Otras cuestiones a tener en cuenta

La decoración ecológica, que engloba diferentes tendencias, también se caracteriza por:

  • Sencillez. No hay estancias recargadas ni acumulación de objetos.
  • Siempre que sean reciclados, materiales como el plástico también pueden emplearse.
  • Reutilización. Elegir objetos que, una vez cumplan con su función original, puedan ser modificados para ser reutilizados. Así se reduce la generación de residuos.
  • Tecnología al servicio de la naturaleza. No por ser más naturales se debe dejar de lado la tecnología. En este sentido, hay que decantarse por electrodomésticos más sostenibles.