Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Incendio de Seseña.

El incendio de Seseña emite sustancias cancerígenas

Ecologistas en Acción advierte de que el fuego provoca contaminantes "que no se están midiendo". El alcalde de Seseña avisó hace un mes de lo que podía ocurrir si se quemaba el vertedero

Redacción
3 min

Ecologistas en Acción exige a las administraciones implicadas que para proteger la salud de la población, midan de forma inmediata los contaminantes que está emitiendo en "cantidades ingentes" el incendio del cementerio de neumáticos de la localidad de Seseña, situada entre Madrid y Toledo, ilegal desde 2003.

"Baste decir que el incendio puede emitir tantos hidrocarburos aromáticos policíclicos, unas sustancias cancerígenas, como a lo largo de todo un año en España", señala en nota de prensa, para incidir en que la mayor parte de estas sustancias “ni siquiera se están midiendo”.

Se basan en diversos estudios científicos de la Agencia Medioambiental Norteamericana para advertir de “la enorme cantidad de contaminantes que se están emitiendo a la atmósfera por la combustión de las 70.000 toneladas de neumáticos acumulados”.

Cantidades "descomunales"

“Si se llegase a quemar todo se alcanzarían unas emisiones de partículas de menos de 10 micras, PM10, de nada menos que 7.945 toneladas, mientras que compuestos orgánicos volátiles y semivolátiles se emitirían otras 1.470 toneladas. Por su parte, las emisiones de hidrocarburos aromáticos policíclicos, HAP (incluido el cancerígeno benzoalfapireno, BaP) llegarían a 238 toneladas”. Afirman que esas cantidades “son descomunales”.

Precisan que las emisiones de los cancerígenos benceno y venzo (a)pireno (BaP) alcanzarían respectivamenet 150 y 5,6. “A 300 metros del incendio se han medido 121 microgramos por metro cúbico de benceno (cuando el valor límite anual es de 5*g/m3), y en la pluma de incendio se han detectado 3.000 ng/m3 de BaP (el valor objetivo anual es 1 ng/m3)”, avisan los ecologistas.

Los equipos de extinción se centran en reducir la enorme columna de humo, que alcanza en determinados momentos unos 40 metros de altura, para evitar la contaminación, tanto del aire como del suelo. Por eso, sofocan las llamas con un volumen de agua reducido. Lo vecinos de las urbanizaciones cercanas han podido volver a sus casas.

Se da la circunstancia de que el alcalde de Seseña, Carlos Velázquez, afirmó el 21 de abril de 2016 que "si esto (el cementerio de neumáticos) saliera ardiendo, no habría partidas en todo el presupuesto para pagar a bomberos" ya que el problema sería "de ámbito nacional". Premonitorio.