Menú Buscar
La policía municipal de Granada patrulla por la zona donde los adolescentes desaparecer

El Gobierno se traga un botellón consentido que causa miles de comas etílicos en adolescentes

Las urgencias hospitalarias detectan graves intoxicaciones alcohólicas durante los fines de semana hasta en niños de 11 años

14.11.2016 00:15 h.
5 min

Algunos medios internacionales le llaman el babybotellón español y lo acompañan con fotos de adolescentes empinando vasos de plástico y botellas en Madrid u otras ciudades. Por ejemplo, frente al estadio Santiago Bernabéu o en el campus de la Universidad Complutense.

Se trata de una  práctica más o menos consentida, “un grave problema para la salud de los niños que debe tener solución, que ya planteamos en 2007”, asegura el senador socialista José Martínez Olmos, epidemiólogo, número dos del Ministerio de Sanidad con cuatro titulares y “padre” de la ley antitabaco.

El problema de salud pública, con alarmantes cifras, que hereda la nueva ministra, Dolors Monserrat, ha llegado a todos los confines y sensibilidades la semana pasada con la muerte de una preadolescente en Madrid y del ingreso hospitalario de otras dos en Galicia.

El 5% de las urgencias

Los servicios de urgencias de los hospitales, en general y de pediatría, cifran en varios miles los adolescentes que acuden a ellas cada año por intoxicaciones etílicas o cogorzas monumentales. A veces bordean la muerte. A modo de ejemplo, en Valencia se atendieron 964 casos el año pasado, el SAMUR de Madrid atendió solo en la capital 2.600 y en Galicia ya se han registrado 400 ingresos en lo que va de año.

Incluso se han atendido casos de 11 años, según Santiago Mingeti, pediatra de urgencias del Hospital Cruces de Bilbao y coordinador del Observatorio Toxicológico de la Sociedad Española de Pediatría (SEUP).

La Confederación de Entidades para la Atención a las Adicciones (CEAA), que agrupa a centros de las comunidades autónomas de Aragón, Cataluña, Extremadura y País Vasco, calcula que estos “episodios” suponen el 5% de las urgencias durante los fines de semana. Y que sus protagonistas son cada vez más jóvenes.

En la memoria de 2015 explicaban que se ha registrado un incremento de los jóvenes menores de 18 años atendidos en centros asociados y que casi cuatro de cada diez de estos adolescentes "eran menores de 16 años".

Intoxicaciones en la infancia

No es algo tan raro este desgraciado récord español. Según la delegación del Plan Nacional Sobre Drogas, la edad media de inicio en el consumo del alcohol son los 12 y 13 años, el 1,7% de los adolescentes lo toma a diario y seis de cada diez escolares se han emborrachado en el último mes.

El Observatorio de Toxicología de la SEUP recoge que el alcohol supone un 10% de las intoxicaciones que se producen en la infancia. Un dato muy elevado y aterrador, ya que se circunscribe a edades muy tempranas.

Cirrosis precoces

Los médicos certifican que el rito del botellón no es una broma. Es el primer paso hacia el alcoholismo y el consumo de otras drogas como el éxtasis, el porro o la cocaína. No es casualidad que España sea segundo país del mundo en consumo de cocaína y el primero de Europa en cannabis en la franja de edad de 15 a 34 años.

Elisardo Becoña, experto en adicciones de la Universidad de Santiago de Compostela, asegura que las autopsias en menores de 20 años, especialmente en los últimos dos años, han revelado cirrosis “tempranas” por el abuso de bebidas alcohólicas.

Daño irreversible en el desarrollo del cerebro, bajo rendimiento académico, peligro para la conducción…. El doctor José Antonio García Andrade, autor de más de una docena de libros sobre el comportamiento humano, resume: el alcohol es la droga más peligrosa de todas, la que más trastornos y muertes produce en el mundo occidental y la que más estragos hace entre los jóvenes".

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información