Menú Buscar
Imagen de una de las múltiples protestas que se produjeron en España contra las restricciones en la administración de los medicamentos para la hepatitis C.

El gasto farmacéutico ha continuado creciendo desde 2012

Las medicinas hospitalarias y el tratamiento de la hepatitis C han encarecido la factura de los últimos ejercicios

A. Y.
3 min

Los datos del Ministerio de Sanidad reflejan que el controvertido copago de fármacos, implantando por Ana Mato en julio del 2012, no ha conseguido frenar el gasto, al menos no como se esperaba. Es más, en los últimos tres años el gasto ha subido un 4,8%. Aunque en ello ha afectado de forma notable el impacto del carísimo tratamiento de la hepatitis C.

Además, la factura en medicamentos se ha desbocado en los hospitales, con un alza del 28,7% con respecto a 2014. Esta factura ya rebasa los 8.300 millones, según los datos avanzados por IMS Health.

Incremento de precios

Pero las previsiones señalan que los precios de venta de laboratorio en general aumentarán un 3,5% anual durante los próximos cuatro años. Una tendencia que contrasta con los planes presentados por el Gobierno en funciones para recortar en farmacia 1.000 millones de euros entre 2015 y 2016, y atender las “recomendaciones” de la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional.
 
Los especialistas apuntan como principal causa de este inesperado y abultado repunte a la irrupción de la nueva generación de antivíricos contra la hepatitis C. Unos fármacos carísimos, pero que están salvando de la muerte próxima y segura a muchos enfermos.

Un fondo especial

El gasto en el que han incurrido las comunidades se ha financiado gracias al fondo garantizado por el Ministerio de Hacienda de casi 1.000 millones, después de sumar al préstamo inicial 273 millones más para cubrir al total de pacientes.

Junto a la aprobación del crédito, Hacienda ha dado las cifras de pacientes tratados hasta finales del 2015: 34.000 de los 52.000 que finalmente se estimó que deberían resultar preferentes para acceder a los nuevos fármacos, entre los 95.000 diagnosticados de hepatitis C.

Lo cierto es que el plan de hepatitis C, a pesar de la solución negociada entre todos los afectados, ha cerrado el año sin conseguir estar exento de críticas. La Plataforma de Afectados y la Organización Médica Colegial (OMC) siguen denunciando su incumplimiento, inequidades autonómicas y la falta de información. En Galicia se ha denunciado ante la Fiscalía la muerte de dos enfermos por las trabas burocráticas impuestas para la administración de los nuevos fármacos contra la enfermedad.