Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una pancarta de Eixample Respira en una movilización para reclamar reducciones en el tráfico / EUROPA PRESS

El Eixample mantiene las protestas por el tráfico en las zonas escolares

Las asociaciones vecinales y escolares consideran “insuficientes” los planes municipales para proteger los colegios y exigen más límites

3 min

Las protestas vecinales en el distrito barcelonés del Eixample se mantendrán después de que el Ayuntamiento haya anunciado nuevas restricciones contra el tráfico en zonas escolares. La plataforma Eixample Respira y 58 asociaciones de familias de escuelas de la ciudad han tachado este sábado de “insuficientes y limitadas” las nuevas medidas municipales para reducir el tráfico en los alrededores de 66 centros educativos.

Aunque la plataforma ha celebrado en un comunicado las limitaciones anunciadas por ser “muy necesarias”, también las califica de “insuficientes y limitadas”, por lo que creen que deben ampliarse. “Si se puede actuar en estas escuelas, se puede actuar en el resto”, han esgrimido.

Una inversión de seis millones

Las medidas anunciadas por el consistorio consisten en potenciar el programa Protejamos las Escuelas para poder pacificar los alrededores de 66 centros educativos adicionales. Es decir, está previsto que en estos entornos escolares se reduzca el tráfico, se mejore la habitabilidad y el espacio se vuelva más visible.

Janet Sanz, teniente de alcaldía de Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad, ha detallado en una rueda de prensa que 92 escuelas y sus correspondientes 31.845 alumnos se beneficiarán de estas actuaciones urbanísticas de aquí a finales de año. La inversión total del proyecto asciende hasta los 5,92 millones de euros.

La propuesta de los médicos

Pese a los planes municipales, vecinos y familiares de los alumnos argumentan que hay que actuar “urgentemente” y que no están solos en su reivindicación de un plan similar para todas las escuelas, ya que también lo pide la Sociedad Catalana de Pediatría. La organización médica, a través de su grupo de salud medioambiental, instó el pasado septiembre a que las administraciones y los responsables sanitarios y educativos intervinieran de forma urgente en tres grandes ejes interconectados para mejorar la salud de los más jóvenes.

Los pediatras catalanes proponían peatonalizar los entornos de los colegios, crear caminos escolares para favorecer la llegada al centro educativo de manera autónoma y segura, sustituir los aparcamientos para coches de las calles contiguas a las escuelas por otros para bicicletas y zonas de espera con árboles y plantar en los patios de los centros educativos más árboles y vegetación como protección del sol, el viento y la lluvia.