Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Detalle de la Colonia Güell, en Santa Coloma de Cervelló / CG

Tras los pasos del modernismo de Gaudí: la Colonia Güell, en Santa Coloma de Cervelló

Santa Coloma de Cervelló es un municipio ubicado en la comarca del Bajo Llobregat. Muy cerca de la zona industrial de Barcelona, se encuentra una auténtica joya de arte modernista creada por Gaudí.

6 min

El modernismo catalán fue una expresión artística que, un siglo después, continúa inspirando a numerosos autores. Una de las principales muestras de este estilo se encuentra en Santa Coloma de Cervelló. Es aquí donde se puede visitar el conjunto modernista de la Colonia Güell, un enclave que refleja lo mejor de Antoni Gaudí.

Un paseo por la cuna modernista de Barcelona

Durante el siglo XIX y principios del XX, la vida sufrió una expansión en todos los ámbitos. Se trata de una época en la que la industrialización y las revoluciones sociales fueron la tónica dominante. El arte, por supuesto, no fue ajeno a ello, y Cataluña se convirtió en el epicentro del modernismo.

La Colonia Güell es conocida como la cuna modernista de Barcelona. Está formada por un grupo de calles, viviendas, locales comerciales y espacios culturales que reflejan el máximo esplendor de esta expresión artística. Perderse por sus calles podría ser comparable a visitar las huellas que el Renacimiento dejó en Italia, por hacer una simple comparación.

El origen de la Sagrada Familia

Esta es una historia que muy pocos conocen, pero que explica la espectacularidad de la Sagrada Familia. Hay que situarse a finales del siglo XIX, cuando la Fábrica Güell decide trasladarse y proyectar lo que sería la colonia industrial de Santa Coloma de Cervelló. En este momento, se le encarga a Gaudí la construcción de una nueva fábrica.

Lejos de los conceptos antiguos que imperaban en la época (el Neoclasicismo había nacido un siglo atrás), Gaudí apostó por una idea futurista. De este modo, concibió lo que sería una fábrica de vanguardia y, muy cerca, una red de viviendas para sus trabajadores. Surgió así la Colonia Güell, que le inspiró para diseñar la catedral que lleva 200 años en construcción.

Viviendas de la Colonia Güell / CG
Viviendas de la Colonia Güell / CG

La cripta de la Colonia Güell

Desde la web oficial de la Colonia, definen la cripta como "el tesoro mejor guardado de Gaudí". Sin embargo, hoy se ha convertido en un lugar de peregrinación tanto para religiosos como para amantes del arte. El propio autor expresó que la intención era convertirla en la maqueta de la monumental Sagrada Familia.

En su interior, es posible observar cómo el arquitecto no escatimó en innovaciones. Las columnas inclinadas son la principal distinción de este templo, lo que abrió la puerta a un nuevo sistema de soportes. Por su parte, las bóvedas, de apariencia ligeramente desordenada, ofrecen una espectacular combinación con las imponentes vidrieras.

También conocida como la iglesia de la Colonia Güell, recibió la declaración de monumento histórico-artístico en 1969. Posteriormente, fue declarada Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en el año 2005. En la actualidad, es popular por ser una de las obras cumbre de Gaudí en el conjunto modernista en la Colonia Güell.

Tres puntos de visita obligada

Un recorrido por este pueblo significa respirar un auténtico ambiente modernista. De hecho, Santa Coloma de Cervelló ha sabido preservar el valor artístico y arquitectónico que autores como Gaudí reflejaron en su día. Más allá de la cripta, cabe destacar otros tres enclaves del conjunto modernista en Colonia Güell.

Ca l'Ordal, una colonia modernista

Fue en este lugar donde se proyectó la expansión industrial de la comarca. De este modo, se construyeron viviendas para los trabajadores, ya que necesitaban mejores condiciones y una mayor cercanía a la fábrica. Sus anchos portones, sus sorprendentes líneas curvas y su fachada en tonos naranjas ofrecen un paisaje espectacular.

Casa Parroquial, un concepto visual inesperado

Levantada a principios del siglo XX, la Casa Parroquial es otro de los máximos exponentes del modernismo catalán. Lo más sorprendente es la concepción que le dieron sus arquitectos. Estaba pensada para ser contemplada igualmente desde todas las direcciones. Por ello, sus fachadas norte, sur, este y oeste son idénticas.

Colonia Can Bertrand, otra huella del modernismo industrial

El concepto modernismo industrial puede sonar algo extraño, pero resume perfectamente lo que sucedió. Cuando se inició la industrialización de la región, Gaudí fue quien asumió la organización de numerosos proyectos. Uno de ellos es la colonia Can Bertrand, que se materializó gracias a uno de sus aprendices, Josep Maria Jujol.

El conjunto modernista en la Colonia Güell es un reflejo de cómo el arte y el progreso social siempre van de la mano. Cuando la economía y la vida de los trabajadores cambiaron de forma drástica, los nuevos espacios adquirieron un estilo único. Hoy se pueden visitar numerosos de esos vestigios. Sin duda, una excelente muestra de la riqueza arquitectónica que aún conserva el interior de Cataluña.