Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Cesta de disc golf en Palau-solità i Plegamans / PALAU-SOLITÀ I PLEGAMANS

El disc golf llega a Cataluña: así es el primer campo de juego

Se encuentra en Palau-solità i Plegamans y lo ha impulsado el equipo local Flying Squirrels, que también trabaja en un proyecto educativo

Laia Calaf Navarro
5 min

Cataluña ya cuenta con su primer campo de disc golf. Se ha construido en el parque de L’Hostal del Fum, en Palau-solità i Plegamans (Barcelona), y desde hace una semana ya está abierto al público para que cualquier persona que quiera practicar este deporte pueda acceder libremente a él.

El disc golf es un juego similar al golf tradicional en el que, en vez de usar un palo para introducir la bola en cada hoyo, los jugadores lanzan un disco volador o frisbee de cesta en cesta utilizando el menor número de lanzamientos posible. Este deporte se creó formalmente en los años 70 del siglo pasado, pero ha sido durante esta última década cuando ha ido adquiriendo mayor popularidad en España.

Una cesta del campo de disc golf en el parque de L'Hostal del Fum de Palau-solità i Plegamans / PALAU-SOLITÀ I PLEGAMANS
Una cesta del campo de disc golf en el parque de L'Hostal del Fum de Palau-solità i Plegamans / PALAU-SOLITÀ I PLEGAMANS

De apuntar a los árboles a diseñar su propio campo

Hace cuatro años, el equipo local, el Flying Squirrels, jugaba a hacer puntería con el lanzamiento de discos voladores contra los árboles del parque de L’Hostal del Fum. Fue entonces cuando descubrieron este deporte y compraron cestas portátiles para crear su propio campo. Unos meses más tarde, decidieron proponer al Ayuntamiento la instalación de la infraestructura en el pueblo para poder entrenarse y dar a conocer el juego.

“Al principio no tuvo mucha acogida, pero el nuevo alcalde aceptó la propuesta y todo ha ido muy rápido”, ha explicado a Crónica Global Gerard Cabes, presidente del equipo. A finales de 2020, el consistorio accedió a financiar su construcción y los jugadores del Squirrels se pusieron manos a la obra junto a la empresa ovetense CRK Disc Golf para diseñarlo. En marzo iniciaron la instalación y en menos de un mes ha quedado listo para comenzar a disfrutarlo. Cuenta con 18 hoyos: nueve más cortos y sencillos y otros nueve de mayor longitud y complejidad técnica.

Disc golf Hostal Fum
El campo de disc golf del parque de L'Hostal del Fum, en Palau-solità i Plegamans / PALAU-SOLITÀ I PLEGAMANS

Una oportunidad nacional e internacional

Ser el primer y único pueblo catalán que dispone de un campo público oficial de disc golf es un gran paso para Palau-solità i Plegamans​. Su alcalde, Oriol Lozano (ERC), ha explicado a Crónica Global que esta oportunidad “es una ocasión para dar a conocer el pueblo a través de los torneos estatales e internacionales que se realicen próximamente”.

De hecho, tanto el alcalde como los jugadores del Flying Squirrels han confirmado que este 2021 ya se jugará el primer campeonato nacional en el nuevo campo. Además, no descartan la posibilidad de que sea la sede de otras competiciones nacionales y Lozano espera que L’Hostal del Fum sea la sede de torneos internacionales “cuando se pueda y la situación lo permita”.

El alcalde de Palau-solità i Plegamans, Oriol Lozano (d), con el Flying Squirrels en la inauguración del campo de disc golf en el parque de L'Hostal del Fum / PALAU-SOLITÀ I PLEGAMANS
El alcalde de Palau-solità i Plegamans, Oriol Lozano (d), con el Flying Squirrels en la inauguración del campo de disc golf en el parque de L'Hostal del Fum / PALAU-SOLITÀ I PLEGAMANS

Un proyecto educativo

La instalación del campo va acompañada de una propuesta educativa impulsada por el equipo local. Esta entraría a formar parte de los institutos del pueblo y sus alrededores a partir del próximo curso escolar. “Se trata de un proyecto multidisciplinar, por lo que no solo se incluirá en la asignatura de Educación Física, sino que también pensamos en actividades relacionadas con matemáticas y física”, comenta Cabes.

La intención del Flying Squirrels es acercar este deporte a los jóvenes y que, a través de él, “socialicen más con los compañeros y aprendan a gestionar ciertos valores y emociones como la frustración o la concentración”, apunta el presidente del equipo.