Menú Buscar
Agentes de los Mossos d'Esquadra hacen controles en las carreteras tras el atentado del 17-A en Barcelona y Cambrils / EP

Declaran dos testigos protegidos de los atentados del 17-A tras levantar el secreto de sumario

Una de las personas a las que interroga este lunes el juez Andreu es un vecino de Alcanar, donde detonaron los explosivos de la célula

3 min

Después de que el juez Fernando Andreu haya levantado el secreto de sumario de la pieza principal que investiga los atentados yihadistas del 17 de agosto en Barcelona y Cambrils (Tarragona), empieza a interrogar a testigos. Lo hace este lunes, con la declaración de dos testigos protegidos. Uno de ellos, es vecino de Alcanar, donde la célula terrorista tenía un piso donde fabricaban los explosivos que detonaron de forma accidental.

El secreto de sumario se mantiene en otras piezas de la causa, como las referentes a las entradas, registros, comunicaciones telefónicas, protección de testigos y comisiones rogatorias. El magistrado considera que si las partes afectadas conocieran estas diligencias, “pudieran hacer estéril toda la actuación sumarial seguida”.

Imágenes de los terroristas

Pese a levantar el secreto de sumario de la pieza principal, el juez Andreu ha prohibido a las partes a sacar del juzgado imágenes de la célula terrorista. En ellas, se ve cómo los yihadistas manipulaban explosivos en la casa de Alcanar y el momento del atropello masivo en las Ramblas de Barcelona, el plan B que llevaron a cabo los terroristas al saltar por los aires el piso.

La policía encontró tanto fotos como vídeos en los que los autores del atentado se mofaban de las víctimas. Las partes pueden visualizar las imágenes en la secretaría del juzgado, pero no pueden hacer ninguna copia ni difundirlas en el exterior, según el auto del magistrado del Juzgado Central de Instrucción número 4.

El turista que intentó parar al conductor

Uno de los vídeos que consta en el sumario sobre el atropello de las Ramblas muestra cómo un turista italiano intentó parar al conductor de la furgoneta, Younes Abouyaaqoub. Tal como el propio turista declaró ante los Mossos d’Esquadra horas después del ataque, corrió hacia el vehículo cuando este se paró encima del mosaico de Miró. El turista y el terrorista abrieron la puerta a la vez, según relata este lunes La Vanguardia, y el primero agarró al segundo por el brazo.

Sin embargo, Younes gritó “¡Bomba, bomba!” mientras se señalaba el cinturón y logró escaparse. Mientras huía, se cruzó con un agente de los Mossos en la parte de atrás del mercado de la Boqueria y se sostuvieron la mirada. En unos días se cumple el primer aniversario del atentado, que dejó 16 muertos y centenares de heridos.