Menú Buscar
Claudia Rodríguez Zuñiga, la reclusa muerta en la cárcel de Wad-Ras / CG

Crimen de la Guardia Urbana: la dirección de Wad-Ras conocía el plan contra Rosa Peral

La reclusa Claudia Rodríguez, que murió en extrañas circunstancias, le explicó a la directora que un grupo de presas tramaba acabar con la reputación de la agente

4 min

A mediados de noviembre del año pasado, sólo dos días después de que la dirección general de prisiones acordase el traslado de la reclusa Rosa Peral de la cárcel de Wad-Ras a Brians 1, la interna Claudia Rodríguez Zuñiga, que cuatro meses después apareció muerta en su celda, comunicó personalmente a la directora del centro de Wad-Ras que existía una trama para desacreditar a la agente de la Guardia Urbana por parte de un grupo identificado de presas. Así lo asegura Ana Zuñiga, la madre de Claudia, en declaraciones a este medio.

“Mi hija no soportaba las injusticias que se estaban cometiendo con Rosa. Sabía que un grupo de reclusas había tramado un plan para hundirla y mi hija, que era muy valiente, se lo fue a contra a Silvia (la directiva)”, afirma Zuñiga.

“Le explicó todo, con nombres y apellidos. Le dijo las mentiras que iban a decir contra Rosa. Todo es un montaje. Y mi hija lo sabía porque lo escuchó y así se lo dijo a la dirección de la cárcel, que no hizo nada, pero desde aquel día, desde el momento que Rosa fue trasladada a Brians, la dirección sabía la que se estaba liando”.

Denuncias falsas

El “lío” al que hace referencia Zuñiga se plasmó en dos denuncias presentadas contra la agente de la Guardia Urbana. Las dos con las firmas de las reclusas Jennifer y Ánguli (para Ana Zuñiga, dos de las jefas de la mafia de la droga de esa cárcel).

En una de ellas, Rosa se atribuía la muerte de su novio, Pedro Rodríguez (que apareció calcinado en su coche el 3 de mayo pasado), y en la otra se apuntaba que Peral habría negociado con ellas la contratación de un sicario para asesinar a su exmarido el mosso d'esquadra Rubén Carbó a cambio de 30.000 euros.

Rosa Peral lo niega

En la entrevista que este medio ha mantenido con Rosa, la agente imputada junto al guardia urbano Albert López por el crimen de Foix, niega la mayor y atribuye a la animadversión que esas presas le profesaron en Wad-Ras como el motivo tras el que se esconden esa acusaciones. Según explicó Claudia en una carta que envió el pasado 21 de enero a Rosa Peral: “Todo nace cuando te engaste a tener relaciones sexuales con la Jennifer”.

La madre de Claudia, que apareció muerta por sobredosis (según la cárcel) el 11 de marzo, dice que todo esto se lo comentó su hija pocos días antes de morir. “Mi hija ha muerto porque sabía demasiado y porque nadie le hizo caso”.

Ana Zuñiga reclama conocer el contenido de la autopsia que le han realizado a su hija.