Menú Buscar
Rosa Peral con una de sus hijas. Crimen de la Guardia Urbana: El complot de Wad-Ras / CG

Crimen de la Guardia Urbana: el complot de Wad-Ras

Según Rosa Peral, un grupo de reclusas le hizon la vida imposible desde que rechazó mantener relaciones sexuales con ellas

2 min

Anyuli Riemchussel y Jennifer Alejandra Rodríguez son las que se inventaron toda la historia, intentaron meter a la novia de Jenny (Cristina), pero no cuajó. Ellas venían a mi habitación inicialmente metiéndose conmigo porque soy poli; venían mucho más de lo que me gustaría”.

Rosa Peral, la guardia urbana que, junto al agente Albert López, está encarcelada de forma preventiva por la muerte de su novio, el también guardia Pedro Rodríguez, pone nombre y apellidos a las reclusas que, según ella, han urdido una trama de “mentiras” para perjudicarla desde la cárcel de Wad-Ras.

¿Plan criminal?

En palabras de la guardia urbana a Crónica Global, Jennifer y Anyuli, que está liada con el cocinero de la cárcel (y es quien ha denunciado), afirman que la agente les propuso contactar con un sicario en el exterior para matar a su exmarido. Jennifer dice que Rosa le ha prometido que pagará con un "vis a vis, sexualmente", mientras "la otra dice que con 30.000 euros": "Ni con todo el sueldo de mi familia llego esa cantidad".

“No sé qué pretendían con ello. ¿Protagonismo? Jennifer pide ir Madrid desde hace meses y se lo denegaban. Casualmente declara y de inmediato le dan el traslado que tanto pide”.

Rosa Peral  dice que es una burda mentira que, una vez encarcelada, hubiera contactado con esas reclusas para matar a su exmarido. “Eso es simplemente un montaje ridículo. Hoy estaba leyendo las declaraciones de las internas de Wad-Ras Anyuli y Jennifer y me parece penoso”.

Sola en la cárcel

Rosa Peral repite una y otra vez como quien quiere con ello consolarse que "las mentiras tienen las patas muy cortas".

"Aquí con todo me tiene encerrada, se vulneran mis derechos de presunción de inocencia", concluye.