Menú Buscar
Santa Lucía promueve un crematorio en Barcelona en la orilla del río Besós (en la imagen).

Arrecia la presión para recortar el nuevo crematorio de Barcelona

Sant Adrià de Besós, donde se levantará el horno funerario, calcula el coste de dejar el tanatorio sin chimenea

Ignasi Jorro
4 min

Nadie lo dice en público, pero los políticos sondean la solución en privado: o no se hará o se hará sin chimenea. El proyecto de tanatorio y crematorio a las puertas de Barcelona, que promueve Santa Lucía, ha caído en el barro y sólo saldrá de él de dos formas, coinciden las fuentes consultadas: sin chimenea o cancelado por completo.

"El gobierno local del PSC de Sant Adrià de Besós --donde se levantará la instalación-- se entrega a la negociación. Algunos ediles abogan por forzar al Consell Comarcal a que negocie con la empresa, que le devuelva los 6 millones que pagó por los terrenos y que el municipio asuma la parte alícuota", explica una fuente cercana al ejecutivo local.

El crematorio pierde apoyos

En el perímetro del equipo del equipo de Joan Callau (PSC), los partidos pro crematorio también se mueven. Ciudadanos, que apoyó la instalación, prepara un acto público para exponer su tesis. "Calcular el coste político de parar la instalación o, si es una solución de consenso, autorizarla sin el horno funerario", explica Pedro Sánchez, portavoz de la formación naranja en la localidad.

La vía Ciudadanos ahorraría devolver los 6 millones a la promotora Tanatori del Litoral SL --participada por Santa Lucía--, y zanjaría una posible reclamación por lucro cesante.

8.000 firmas

Los movimientos políticos contra la instalación funeraria se producen sobre un eje. "Sant Adrià tiene poco más de 30.000 habitantes. Y 8.000 vecinos ya han firmado contra el crematorio. Es una bolsa de votantes muy importante", agrega otra fuente consultada.

La oposición ciudadana será determinante para el devenir de la obra privada. Todas las fuentes consultadas coinciden en que si arrecia, los partidos pro crematorio (PSC, CDC y Ciudadanos) virarán hacia una solución de consenso.

"Las formaciones han aceptado una mesa de negociación para sortear las elecciones del 26J y llegar al verano con oxígeno. Que es una maniobra de dilación es evidente. Falta ver si la oposición vecinal mantiene la presión o rebaja el tono. En el último caso, el proyecto podría entrar por la puerta de atrás", añade un edil de la oposición.

Pantomima en el Consell Comarcal

El terreno donde se lidiará la batalla será el Consell Comarcal del Barcelonés. El último pleno municipal de Sant Adrià emplazó al organismo supramunicipal a negociar con Tanatori del Litoral. No obstante, los opositores perciben el movimiento con pesimismo.

"La representación del gobierno municipal en el Consell es de Ruth Soto (PSC), la misma edil que aprobó la subasta de los terrenos a la participada de Santa Lucía. Incluso los dos concejales que apoyaron la investidura de Joan Callau en el municipio, Gregorio Camacho y Gregorio Belmonte (ICV), mantienen la silla. ¿Qué diálogo diferente entablará ahora la institución?", inquiere un representante de la plataforma STOP Crematori.

La organización canaliza las protestas contra el horno funerario. Su capacidad de mantener y ampliar el músculo social contra el nuevo equipamiento dirimirá si se construye de forma total o parcial. De momento, el movimiento vecinal ya ha provocado un baile de posiciones políticas.