Menú Buscar
Una foto de archivo de los Mossos d'Esquadra condenado

Condenado a 19 años de cárcel el asesino de Mertixel Vall

El acusado mantuvo relaciones sexuales con la víctima y la mató tras asestarle 20 puñaladas

3 min

La Audiencia de Tarragona ha condenado a 19 años de cárcel a Stanislav R., el asesino confeso de Mertixell Vall, una joven de 32 años que vivía en una tienda de campaña en Budellera, Tarragona

Los magistrados han añadido el delito de traición en la sentencia, pero han descartado el de ensañamiento, ya que los forenses no han podido determinar si la víctima sufrió debido al estado en que encontraron el cadáver

Absuelto de agresión sexual

La Fiscalía solicitó la pena de prisión permanente revisable por un posible delito de agresión sexual en grado de tentativa, pero el acusado ha sido absuelto de este delito ya que el tribunal considera que estos hechos no han quedado probados.

Asimismo, el tribunal ha descartado los atenunates de alcoholismo y confesión que había solicitado la defensa de Stanislav R., y deberá indemnizar a los padres de la víctima con 100.000 euros a cada uno. 

Sentencia de los hechos

Meritxel Vall fue asesinada el 9 de octubre de 2015. El condenado se dirigió hacia el campamento donde vivía la víctima y cuando llegó ella se encontraba sola. Según la declaración del asesino, entre esa noche y la madrugada mantuvieron una relación sexual "sin que se pueda determinar si fue o no consentida por ella y si hubo penetración". 

Más tarde, le asestó 20 cuchilladas cuando la joven se encontraba fuera de la tienda de campaña, algo que le produjo la muerte por pérdida de sangre. Al abandonar el lugar de los hechos, cubrió a la joven con una manta encima del colchón donde dormía y se llevó sus dos móviles. 

Su madre fue quien encontró el cadáver en estado de putrefacción, el 17 de octubre, tras no obtener respuesta de la joven durante más de una semana. El hombre ha confesado que mató a la joven al sentir "pánico" cuando ella le reprochó las relaciones sexuales que habían mantenido y le amenazó con denunciarlo a la policía. 

La sentencia todavía no es firme y ambas partes pueden presentar apelaciones al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Aun así, el condenado continuará en prisión provisional.