Menú Buscar
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, en el Mobile World Congress de 2017 / EFE

Colau gasta más de 90.000 euros en estudiar el impacto del Mobile World Congress

La alcaldesa pretende saber también el legado de la Mobile World Capital ante las insinuaciones del GSMA de abandonar Barcelona en futuras ediciones

3 min

Hace once años que el Mobile World Congress (MWC) se celebra en Barcelona, pero es ahora cuando está en la cuerda floja. Y no solo por el clima político actual, marcado por la aprobación de leyes ilegales e incluso una declaración unilateral de independencia (DUI), sino por la gestión del equipo de gobierno de Ada Colau.

La alcaldesa de Barcelona se enfrentó a sus primeros monstruos en la edición de 2016, cuando los trabajadores del Metro protagonizaron la primera de la retahíla de huelgas que afectó a la celebración de la feria de las nuevas tecnologías por excelencia.

Más de 90.000€

Por eso ahora, sabedora de los constantes toques de atención que ha recibido sobre todo por parte de la organización de la GSMA y del consejero delegado, John Hoffman, Colau acaba de encargar un estudio acerca del impacto que tiene el Mobile World Congress y del legado de la Mobile World Capital en la ciudad de Barcelona.

Y para llevarlo a cabo, la líder de los comunes en la capital catalana pretende destinar 90.750 euros (IVA incluido correspondiente a 15.750 euros) y una garantía definitiva correspondiente al 5% del importe de la licitación.

Los aspirantes a la adjudicación del contrato deberán presentar sus ofertas en un plazo de 15 días naturales a contar desde el día siguiente de la publicación del anuncio oficial en el Butlletí Oficial de la Província de Barcelona (BOPB), lo que les lleva a tener como fecha límite el próximo 5 de diciembre.

El término de ejecución será hasta el 30 de junio de 2018 y el tiempo durante el cual el licitador estará obligado a mantener su oferta será de seis meses.

El congreso se tambalea

En julio de 2015, los organizadores del MWC anunciaron la renovación de la ciudad como sede del congreso hasta 2023. Pero Hoffman visitó Barcelona hace unos días y no le gustó lo que percibió: preocupación, inquietud y temor ante varias amenazas de huelga general y sus consecuentes colapsos. En concreto, por la posibilidad de que la situación generada por el proceso independentista y la reacción del Gobierno de Mariano Rajoy se agrave.

A la pasada edición, en la que el congreso de móviles se celebró del 27 de febrero al 2 de marzo, acudieron 108.000 asistentes y la ciudad ganó 435 millones de euros.