Menú Buscar
El espacio 'Empremtes' situado en el cementerio de Cervera / SERVEI DE DOL DE PONENT

Cervera abre en su cementerio un espacio para los bebés que nacen sin vida

La ciudad se une a la iniciativa que ya se aplica en Calaf y Oviedo para que los padres de los pequeños dispongan de un lugar de recogida

20.12.2018 13:12 h.
4 min

El cementerio de Cervera (Lleida) cuenta desde ahora con una zona verde delimitada con piedras blancas y un olivo en el centro. Un árbol al que poco a poco han colgado estrellas, frases, algún muñeco y en cuyo alrededor se ven de vez en cuando se ponen velas o flores. Mensajes de despedida de los padres de bebés que han nacido sin vida y que desde ahora pueden recordarlos en el espacio bautizado con el nombre de Emprentes.

La ciudad ilerdense se suma a la iniciativa de otros municipios como Calaf (Barcelona) y Oviedo, que también ha habilitado rincones en sus cementerios municipales con unas características similares. Igual que en estos casos, la iniciativa parte de la petición de una familia que ha pasado por una experiencia triste.

Duelo gestacional, perinatal y neonatal

En Cervera han estado acompañados por el Servei de Dol de Ponent, que cuentan con grupos de apoyo y equipos de profesionales preparados para ayudar en el llamado duelo gestacional, perinatal y neonatal. Las familias que pasan por la muerte de un pequeño que aún no ha nacido y se encuentran con el vacío que existe para lidiar con la situación.

Parte del reportaje fotográfico que hicieron unos padres para despedirse de su bebé que nació sin vida / STILLBIRTH

Parte del reportaje fotográfico que hicieron unos padres para despedirse de su bebé que nació sin vida / STILLBIRTH

Desde la lucha de los padres para poder despedirse en condiciones en el hospital del bebé hasta la batalla para procurarle un entierro. Al haber nacido sin vida, no constan en el Registro Civil. Nunca reciben un nombre y esto supone un problema burocrático si llegan nunca a una tumba familiar. Allí no están identificados como personas, y antes deberán pasar por el proceso funerario.

Clarificar los protocolos

Muchos pequeños acaban en fosas comunes porque reciben las llamadas sepulturas sociales. Depende de la fase de la gestación son tratados como desechos orgánicos, el actual caballo de batalla de las asociaciones de ayuda a las familias.

Los psicólogos del sector exigen que se habiliten protocolos que sean suficientemente sensibles con las pérdidas de niños que no han nacido --uno de los básicos que piden es que se intente en la medida en que sea posible que los padres no se tengan que despedir en la misma sala de parto al lado del resto de los nacimientos-- y que se aplique la legislación que ya existe al respecto.

Resolución del Constitucional

La resolución de febrero de 2016 del Tribunal Constitucional que dictamina que todos los padres tienen derecho a que se les entregue el cuerpo de su bebé muerto. Con independencia del peso o de la edad gestacional del pequeño.

Los grupo de apoyo al duelo gestacional como Umamanita, Red el Hueco de mi Vientre, Petits amb Llum, Anhel o La Luciernaga, entre otros, reconocen que espacios como los que se han habilitado en el cementerio de Cervera son importantes para hacer frente a la pérdida. Se ofrece un lugar a las familias para recordar al bebé e incluso para entrar en contacto con otros que han pasado por una situación similar. Un paso más para romper el tabú que existe con las muertes de los niños que aún no han nacido.